Pages

17/9/10

Destinos Entrelazados: Capitulo 9 "Esperanza"




Mi tiempo y concentración estaban puestos en mis estudios, y en la compañía de mis verdaderos amigos. Habían pasado casi 2 semanas desde que había visto a Muriel.
Mis absurdos sentimientos, que fueron desencontrados, engañados por ella
Me había prometido no pensar en ella, no fijar mis ojos en el horizonte dejando a mi mente viajar a sus brazos, al encuentro de sus labios, a sus ojos.
La pelea entre mis pensamientos y mi orgulloso corazón estaba casi empatada. Por más que quisiera alejar su bello rostro de mi mente, caí una y otra vez en la misma pregunta
¿Por qué la amaba?, que difícil se le hace a uno no pensar con el corazón. Absurdo puede ser el cerebro y caprichoso el corazón.
Estaba enfadado conmigo mismo por dejarme flaquear de esa manera, por más que quisiera, dejar de lado aquello que sentía. Volvía a lo mismo de siempre, pensar y enloquecer al no saber que demonios estaría haciendo con el astuto Martín. Sí decia astuto por que eso era, con la brillante excusita de estar mal, me había apartado del camino.
Recostado en mi cama, podía ver el sol entrar por la ventana, cada rayo dibujaba figuras absurdas, generando sombras chinescas. No había pegado un ojo en toda la noche.
Mi cuerpo convulsionaba de manera sorprendente, mas de lo habitual. Me temblaba el esqueleto, mi padre me decia que era un simple síntoma antes de la transformación, que pronto acabaría.
Pero no acababa ni tampoco hallaba transformación. La visión poco inteligente de Muriel, no daba fechas de caducidad a mi figura humana.
Esa mañana, mi madre se paro frente al umbral de mi puerta. El sol dejaba al descubierto su rostro perfecto, a pesar de que los años habían pasado para ella, seguía manteniendo su rostro jovial, apenas tenia algunas arrugas de expresión pero eran opacadas por tanta belleza. Si de algo podía decir era que mi madre era hermosa.
-Mi príncipe.- dijo, mientras se materia apoyada en la entrada.- ¿No, dormiste? ¿Verdad?- al parecer tanto darle vuelta a la inquietud de mi cuerpo en la cama, había sido oído por mi madre.-
- No, pude pegar un ojo en toda la noche.- me senté en la cama, cogi la playera que se encontraba a los pies de mi cama, las altas temperaturas de mi cuerpo llegaban a sofocarme de tal manera que a veces se me hacia imposible dormir con algo puesto, mas que un short.
- La pronta partida de Muriel te esta volviendo loco, ¿Verdad?- era increíble como a veces las madres pueden aclarar aquellas cosas que uno no quiere afrontar.
- Si.- dije.- pero lo que mas me molesta fue no decirle lo que realmente me ocurre con ella.- mi madre entorno sus ojos me miro con sabiduría.-
- te has enamorado de la chillona de Muriel.- se rió entre dientes, a lo que copie con algo de jocosidad.-
- Maldita chillona, me embrujo.- dije mientras me reía, de puros nervios. Tenía una perfecta relación con mi madre, pero a veces estas confesiones me hacían sonrojar.
- Ahora hay algo que no entiendo.-
- ¿Qué cosa?-
- ¿Por qué no le dijiste, lo que sentías?-
- Preferí acallarme, después de todo al parecer ella aun seguía sintiendo algo especial por su antiguo novio.-
- Eres tan cabeza dura, eres igual a tu padre.-
- Si no lo fuera sospecharía.- mi padre apareció, beso el cuello de mi madre, y abrazo por la cintura. A veces me avergonzaban tanta demostración de amor frente a mi, pero luego pensaba que era bello verlos tan enamorados el uno al otro.
- Jacob, eres terrible.- dijo mi madre que se dio vuelta para devolverle el beso.-
- Ey. – Dije.- Por si no se dieron cuenta aun estoy aquí.- ambos comenzaron a reír al escucharme.
- Vamos a desayunar.- dijo mi madre.- venga, alístate que debes ir al colegio.-
- Me puedo quedar, hoy ¿Por favor?- estaba seguro que si asistía al colegio, me quedaría dormido sobre los libros.
- No se.- dijo mi madre con la voz algo dudosa.-
- Deja que se quede, de todos modos me vendría bien un poco de ayuda en el taller.- mi padre era un genio.-
- Bueno esta bien, pero nada de jugar a la play con Seth.-
- Pobre Seth.- dije.-
- Ese niño debe crecer de una vez por toda, estar tanto tiempo contigo lo ha hecho retroceder en el tiempo.-
- Ama, creo que hoy será algo imposible.- mi padre miro el almanaque
-¿Hoy?- dudo al principio y luego lo recordó.- Como pude ser tan estupida y despistada, hoy es el cumpleaños de Paul.-
Tenía buena relación con él pero no éramos muy amigos. Paul era alguien especial, a veces era un poco carbón y las bromas que hacíamos con Seth le caia mal. Era muy despistado eso era algo seguro, había olvidado su cumpleaños al igual que mi madre.
- Debo llamarlo a casa de Leah.- dijo mi madre.- de seguro esta allí.
- Y donde mas va estar, desde que están saliendo juntos, se la pasa siempre allí.- dijo mi padre.-
Mama tomo el teléfono, marco y dejo sonar un par de veces hasta que escuche que la habían atendido
- Hola.-
- Ama, ya se me hacia raro que no llamaras.-
- Perdóname, Leah es que estas ultimas semanas he estado de aquí para allá, te debo mas de una charla amiga mía.-
- No te preocupes. Paul ha estado preocupado, esperaba tu llamado.- mi madre y Paul eran muy buenos amigos, diría yo casi de los mejores.
- Lo se, pásame con él.-
- No esta, ha ido a comprar todas las cosas para la noche, me imagino que iras a venir.-
- Claro que si, esa no es una pregunta.-dijo.- Dime a la hora que debemos estar.-
- Ya sabes tipo 22:00 hs, estaría perfecto.-
- Debo llevar algo.-
- Solo hay algo que a el le gusta.-
- Si el postre de vainilla.- mi madre comenzó a reír.- nos vemos esta noche.
- Te estaré esperando, salúdame al torpe de Jacob.-
- Él te envía saludos.- nadie había enviado nada, calculaba que esa acotación era por mi padre. Leah y él eran como el agua y el aceite, pero en el fondo se querían muchísimo.
Colgó el teléfono, preparo el desayuno. Bebí las últimas gotas de leche que quedaban de mi tazón de cereal.
Una vez terminado mi desayuno mire a mi padre, quería partir al taller, cambiar de aire.
Precisaba distraer mis pensamientos aunque sean un rato, mantener la mente ocupada, en cualquier trasto viejo; llave o tuerca. En mi interior sabia que esto era algo absurdo. Cualquier cosa que comenzara, terminaría en una sola persona. Muriel
Bese a mi madre como todas las mañanas, partimos en el auto de mi padre.
En el camino continuamos la charla que había comenzado con mi madre
- ¿Qué vas a hacer con Muriel?- que buena pregunta,
- Nada, ella se ha ido.-
- ¿Y te rindes tan fácilmente?, te creía mas inteligente.
- Lo soy, pero prefiero quedarme con la idea y no concretarla, eso seria como chocar contra una pared.-
- ¿Pared?, si esa niña esta muerta por ti.- eso era algo que ya sabia, aunque con la ultima de sus confesiones tenia mas de una duda, albergando en mi almohada.- lo dicen: sus ojos; sus ademanes; sus gestos. Despide amor por doquier.
- Eso pensaba, pero cuando estuve preparado para decirle lo que sentía.- nuevamente recordé como mi corazón se destrozo, al escucharla decir que partía a Francia a verlo a él.
- Lucha por ella, no dejes que nadie te quite ese privilegio.- ví en los ojos de mi padre la razón que estaba buscando.- el amor es así, es una batalla del cual se aprende cada día. Debes seguir a tu corazón, aunque el cerebro diga lo contrario, el que siempre termina ganando es el corazón.
- Pero es algo tarde.- que mas daba, de seguro ya se había olvidado de mí. Si tantos deseos tenia de estar conmigo ¿Por qué se había marchado así?-
- Nunca es tarde, siempre se puede volver a comenzar.- esas palabras me hacían reflexionar, ella había esperado tanto por mi. Yo era capaz de esperar ahora por ella.
- ¿Y si no vuelve?- las dudas aparecían, al parecer mi padre tenia razón. El cerebro quiere desviar el camino del corazón.
- Pierde cuidado, ella volverá.- dijo él.- Zoe ha hablado con tu madre estos días, vuelven a fin de mes.-
- Entonces esperare.- eso me ponía feliz, al parecer el vendito Martín no la había confundió.
- Lucha por ella, si tu lugar es estar a su lado. Debes seguir tu destino.- puso sus manos en el bolate y miro nuevamente el camino. Él sabia de que hablaba al decirme todo esto. El había seguido su corazón, su camino.
- Eso haré, en cuanto llegue iré a verla.-

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Pobre Nehuen!!! ya lo adoro!jajaja MALDITO SEA MARTIN!!!! Me parte el alma este chico, es un amor de persona, ya quiero que sea fin de mes para que se encuentren! jajaja no hace falta que diga que me gusto muchisimo este capitulo!
besos
Celeste

Daniela Lautner Black ♥♥♥♥♥♥ dijo...

El amor es una batalla del cual se aprende cada día¡¡¡Nunca es tarde, siempre se puede volver a comenzar¡¡¡ Que bello Jacob¡¡¡
Nehuen esperara a Muriel que bien¡¡¡ pero serán felices al encontrarse? espero que si¡¡¡¡ y Martín se quede tranquilo y deje todo por la paz¡¡¡ Gracias Amadahy¡¡ muy bieno¡¡¡ espero el siguiente capitulo.

paula lopez dijo...

jake siempre tan sabio con sus palabras..!! como si el no supiera lo que diceee jajaja..mi amor que padre mas hermoso que tiene y el hijo va por el mismo caminoo..!!1
no veo las horas de leer la transformacion de nehuen.,...espero que sea algo espectacularr....qe cuando sea lobo realmente llegue la imprimacion y sea todo un mundo de amorrr...y de flores y colores...jajaja..!!!
q idiota q soyy..!!!
me gusta de la forma en que nehuen se expresaa...quiero leer masss.:!!!

hermosos los dos capitulos naty me encantaron.,..
besos enormes..!!!

adriana lautner black dijo...

Hay jacob siempre tan bello y tan inteligente que buen padre! ..cuando este par de chicos se vean se van a morir!espero el proximo cuando puedas nata!

Angy dijo...

¡Hola Amadahy! pasé para saludarte y decirte feliz finde...... y q tmb ay un regalo en mi blog,espero q te gusta....besos y abrazos..siempre tuya, Angy

http://checktheseblueskiesout.blogspot.com/2010/10/feliz-sabado-todos.html

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...