Pages

21/6/10

Relato 13 Salvando un Alma






La noche pisaba mi cabeza, y con ella el sueño invadía cada vez más mi cuerpo. Jacob había decidido salir de recorrida nocturna con la manada, después de muchas charlas y suplicas para que no me moviese de la casa. Tanto miedo le daba dejarme sola en la casa que le había pedido a Leah que me acompañe esa noche, Jake odiaba pedirles favores a ella, pero como era de suponerse jamás se negaría a estar unas horas fuera de sus tareas como loba.
Sonreí al abrir la puerta, verla allí parada con cara de “que hay de comer”. Su rostro tomaba forma con la cercanía a la cocina, donde ya estaba Muriel sentada en la silla esperando que le sirvan su comida. La misma que me había mandado Alice la noche anterior cuando Edward, junto a su odiosa hermana se acercaron a los limites a entregar el delivery para ella, si odiosa por que queria controlar siempre las situaciones y en ocasiones me fastidiaba demasiado.
Muriel saludo con un tierno beso a Leah, al parecer esta niña causaba grandes efectos en todos incluso en el corazón quebrado de Leah, en el fondo mi loba amiga se estaba encariñando con la niña. Claro estaba, que jamás lo admitiría
Esta noche podría ser esas que uno nunca olvida, era una clásica noche de chicas, solo faltaba Zoe y Emily. Comimos una pizza que había pedido hacia unos escasos minutos y Muriel comió su especial comida del día, que Esme había preparado para ella, la escusa de mi amiga era que no queria recargarme con trabajo. A mí jamás me molestaría cocinarle a Mury.
Como era de esperarse, Jake telefoneo cerca de las 3 de la madrugada para preguntar si estaba todo en orden.
- Ama, ¿te desperté?- me pregunto con un tinte de lastima al escucharme
- No, amor, estaba mirando una película con Leah. – hacia unas horas que nos habíamos enganchado con una película, de terror
- ¿Muriel?- pregunto él
- Duerme, después de una lucha ardua, se rindió ante el sueño.- tenia una energía increíble
- Ya vete acostumbrando.- el río.- Nehuen , nos sacara canas verdes.-
- Si, sale a ti eso jamás.-
- Se nota que me quieres Ama.- juntos echamos a reír. Detrás de nuestra conversación se escuchaba murmullos que pertenecían a los muchachos.-
- ¿ocurre algo?-
- En realidad si, pero no quiero alarmarte.- siempre queria ser precavido aunque el sabia que odiaba los misterios, el silencio mataba en ese momento.
- Habla, Jake ¿que ocurre?-
- Pisadas; huellas; rastros. Alguien a estado muy cerca de la reserva, tanto como para tomarnos es pelo a todos.-
- La visita de los Cullen. - dije sorprendida, de seguro estarían cerciorando el terreno, ¿buscarían alguna presa?, ¿nos estarían observando?, las preguntas aparecieron en mi cabeza.- Debo llama a Zoe, ¿no es así?-
- Si , llama a los chupasangres , diles que esta noche deben estar mas que nunca de vigilancia , alguien a estado merodeando por aquí.- de fondo escuchaba los gritos de Sam y Paul “vamos Jake , debemos seguir patrullando”. – debo colgar solo vinimos de pasada a casa de Emily a tomar un respiro y aproveche a llamarte, pero ya vez los muchachos me llaman. – se fastidiaba cuando no podía hablar tranquilo, básicamente cuando lo apuraban
- Ve tranquilo, yo llamare a Zoe en cuanto corte contigo y la pondré al corriente de todo, que para este entonces ya la visionaria de Alice algo habrá de a ver visto. –
- Si, es verdad, - Jake hizo una pausa- ¿Muriel, ah echo alguna mención?- después de esa pregunta recordé aquello que Edward había dicho “la niña es especial, tanto como Alice”.-
- No, al menos por ahora.- pareciera que ella estuviera esperando aquella pregunta. De golpe y sin aviso gritos y llantos comenzaron a oírse desde la habitación donde hacia unas horas la había acostado. Deje el teléfono en manos de Leah y corrí al encuentro con Muriel entre gritos y lagrimas el rostro de esta preciosa niña se iba desdibujando transformándose en horror, a penas podía entender sus palabras ya que la angustia que recorría su habla le hacia imposible terminar con su escaso vocablo.
- Ya vienen – solo eso pude entender, mientras la tenia en brazos, Leah me miraba mientras sostenía el tubo.
- Jacob, la niña esta llorando terriblemente esta asustada.- dijo mi amiga, a mi novio. Muriel me recorría por el cuello con sus pequeños brazos, el terror estaba impregnado en su cuerpo, no hacia otra cosa que temblar. Tome el tubo , solo queria explicar la situación,
- Jake, ¿que debo hacer? Esta aterrada.-
- Llama a Zoe. – hizo una pausa mientras los muchachos apuraban la charla, el les decía que lo aguarden.- diles que nos encontramos en media hora en el limite, dile a Leah que se nos una ya que tú no puedes cambiar de fase. Debo irme , pero no olvides que te amo y te extraño.-
- Y yo a ti Jake.- corte el teléfono, de inmediato llame a casa de los Cullen. El teléfono sonó dos veces, su vos parecia estar esperando mi llamada.
- Amadahy.- el chupasangres de Edward, se me había adelantado.- ¿que ocurre?-
- Es Muriel, no ah parado de llorar y gritar dice que,”ya vienen”. –
- Lo se, están a uno día de aquí, vienen todas. –
- Jake , me ah pedido que te comunique que debemos encontrarnos en el limite, al parecer han estado merodeando por la reserva.-
- Louis, estoy seguro que a sido él.- yo me preguntaba de quien diablos hablaba el sanguijuela.- me parece bien, en media hora nos vemos. – luego corto el teléfono sin darme la oportunidad de hablar con mi amiga
- Leah, ponte en marcha con los demás. Yo luego te alcanzo.-
- No, Amadahy, no te voy a dejar sola, Jacob me lo ah pedido que no te deje sola. Más en tu estado. – tenia razón, ya se habían cumplido 6 meses de embarazo y mi panza era enorme. Muriel se había calmado, de tanto llorar se estaba quedando profundamente dormida en mis brazos, la niña pesaba demasiado, así que se la pase a Leah para que la sostuviera mientras yo recogía un abrigo para taparla, las últimas noches se habían puesto realmente frías.
- Vamos, yendo.- dijo mi amiga. Me volvió a entregar a Muriel que estaba profundamente dormida y salimos, ella prefirió cambiar de fase para, estar al corriente con los demás. Los aullidos no se hicieron esperar, como si le dieran la bienvenida a Leah, ella me miraba, la seguí entre los árboles y camine despacio hacia nuestro lugar de encuentro. Se me hacia tan difícil recorrer esta rutas como humana, extrañaba mis cuatro y habilidosas patas, el viento golpear mi pelaje, la tierra hundida en mis pesuñas, el aroma de los árboles , el ruido de los búhos. Todo se veía, sentía y olía diferente como humana. Atravesamos el bosque, cuando de golpe el olor de mi inmortal amiga se hacia presente en mi nariz y papilas gustativas, era innegable pensar en llegar a acostumbrarme a ese olor que quemaba mi garganta. Jake también estaba allí pero como lobo al igual que los demás. De pronto vi. como mi lobo marrón corría a recibirme y se perdía entre los árboles, devolviéndole la imagen del hombre que amaba.
- Ama, pásame a la niña.- me dijo mientras retiraba a Muriel de mis brazos. Luego me beso, y perdí el aliento por un segundo.
- Gracias, realmente ya me pesaba. –
- Vamos.- tomo mi mano y caminamos por lo que aun faltaba de camino. Zoe, Edward y Alice estaban allí.
- Gracias Jacob.- dijo Edward, al parecer seguía con su plan de ser amable pese a su cara al vernos. Estiro sus brazos y libero a Jake de Muriel que aun dormía como si fuera un ángel. La niña se estremeció al cambiar tan rápido de temperatura, sin duda los 50 grados de mi novio eran mas agradables que los
(-0) grados del chupasangres. – Alice los ah visto hoy en la noche, están a un día de aquí.- mi amiga cruzo el limite y me abrazo con sus helados brazos, contuve la respiración, realmente parecia que mi estado sensibilizaba aun mas mis sentidos del olfato.
- Ama, gracias por cuidar de Mury.- la aparte de mí y la mire a los ojos. El rojo que antes era casi como un rubí, ahora era más apagado.
- No tienes que agradecer, sabes que siempre estaré aquí, para ti. – las dos sonreímos. Edward seguía hablando con Jacob
(Edward)

- Debemos prepararnos para cualquier cosa.-
- No es de mi agrado, meterme en tus problemitas, pero si me dejas te liberare de un par de ellos. Mientras nos des vía libre para matar a un par de ellos.- menciono Jacob
- No seria nada malo un poco de ayuda.-
- Como ya sabes, mí vista hacia ustedes jamás cambiara, pero también sabes que hay muchas vidas en juego y si las cosas salieran mal esto podría convertidse en un caos. – Jacob creía que nosotros no podíamos manejar esto.
- Por lo que pudo decirme Alice, ellas quieren saber si Muriel es aun humana. Lo mas extraño es que ellas mismas habían dado un plazo. Y ese plazo aun no ah sido cumplido. – hice una pausa ya que el perro , seguro me atacaría como lo estaba pensando en este preciso momento.- sabes que ese plazo jamás se cumplirá , se que antes me matarías Jacob.-
- No te metas en mi cabeza, estoy cansado de decírtelo. Tengamos la fiesta en paz, todo ha venido bien hasta aquí. No lo arruines chupasangres.
- Bien perro. cálmate –
- Si el maldito plazo, no se ha roto según tu, ¿por que vienen?- realmente esa pregunta ya me la había hecho yo, aun no le encontraba respuesta.- quizá Louis, este interesado en Muriel y esto no es mas que una gran competencia por tener una neonato, neófito. En su poder.- de pronto quizá esa era la respuesta. Muriel comenzó a temblar y volvió a tener pesadillas, tal como ya me había mencionado Amadahy. Rápidamente la recosté sobre el suelo envuelto en la manta que la cubría y despertó.
- Tranquila princesa, nadie te hará daño estas con papá.- me resultaba tan hermoso decirle eso por que yo me sentía así, su padre.- estas con quienes te aman, no debes temer.-
- Mury, calma. ¿Que te ocurre?- dijo Jacob que tomaba su mano mientras yo sujetaba su cuerpo.
- Esta muy asustada. Solo puedo ver eso. – mire sus bellos ojos celestes y pronto las lagrimas opacaron su profunda mirada.- no te vamos a abandonar, eso jamás. Tiene miedo al abandono. – yo lucharía por ella y hasta me uniría mis enemigos acérrimos por salvar su alma. No la condenaría a pasar una vida eterna sin tener opciones, ella tenia una oportunidad
(Jacob)

La sanguijuela tenía razón. Yo no leía mentes, pero no era necesario ser demasiado habilidoso para darse cuenta que Muriel estaba aterrada y eso me ponía sumamente intranquilo.
Amadahy, me obeservaba desde su encuesto con Zoe.
- Debemos estar atentos. – dijo Alice que hasta el momento solo se había dedicado a mirar y hacer gestos de desagrado por el supuesto olor a perro que ellos dicen sentir.
- ¿Cuanto tiempo tenemos?- pregunte.
- No lo se con exactitud ya que cuando están ustedes, no puedo ver nada.- poso sus manos en su frente y luego- Muriel, princesa puedes decirme si ves algo extraño.- Muriel se paro y puso sus ojos en blanco como si estuviera en trance.
- Vienen más rápido que antes. Están decididas a llevarme con ellas.- las palabras de Muriel se desvanecieron cuando se desplomo en el suelo nuevamente volvió a dormirse.
- Muriel, Muriel…. – Alice, atino a sostenerla y la llamaba para que reacciones pero era muy tarde, la niña estaba en un sueño profundo.- esto es normal a mi me ocurría cuando era muy pequeña, claro que siempre pensaron que estaba algo loca.- pensaron dije para mi. Edward clavo su mirada en mi, estaba seguro que me había oído.
- Debe descansar.- dije
- Si es verdad , vamos llevémosla a casa.- dijo Edward
- Mejor deja que se quede en nuestra casa. Creo que podrá estar mas segura.- estaba seguro que no se acercarían a nosotros ya que los visitantes de la noche anterior sabían quienes éramos, sus peores pesadillas habían aparecido
- Estoy en duda, Jacob.- que duda podía tener esta sucia y mal oliente sanguijuela.- esos pensamientos Jacob. Tienes la mente mas abierta que tu enorme boca. – conté hasta 10 por que sabría que en cualquier momento le arrancaría la cabeza y nuestro plan de lucha por una misma causa se irían directo a la basura.
- ¿Que dudas tienes?… parasi… digo Edward.- corregí mis palabras en cuanto sentí la mirada de Amadahy que me amenazaba desde mi costado.
- No estoy seguro de dejarla nuevamente en la reserva. –
- Edward, si de algo estoy segura es, que conociendo a Louis. Él no se atreverá a enfrentarse a una manada de lobos. Siempre ha sido algo cobarde. Recuerdas las cosas que nos ha contado Carlisle.- no entendía una sola palabra de los que Alice decía pero me daba igual.
- Es verdad, es cobarde tanto que seguro llamo a las Ruget para tener respaldo por eso ahora ellas vienen para aquí. Ahora me esta cerrando todo. Ellas quieren a Muriel para convertirla ellas y como premio se la darán a Louis.
- Bueno realmente no entiendo quien es, Luis o como se llamen las otras, realmente para mi son todos iguales unos asquerosos chupasangres que quieren matar a Muriel. –
- Pero eso no va a ocurrir Jake, nosotros ayudaremos a los Cullen a que todo se resuelva.- Amadahy sujeto mi mano para calmar la ira que me producía tener que soportar la idea de que esa pobre niña termine siendo un monstruo.

(Amadahy)
Su mano hervía de tanta furia contenida, su temblor había comenzado. Entrelace mis dedos con los de él para asegurarle que no estaba solo allí que yo me encontraba junto a él.
- Edward, encantada me encargare de Muriel. Como sabes yo ya no puedo cambiar de fase así que yo cuidare de ella, mientras ustedes salen a patrullar.- él me miro, pensativo.
- Lo se, y te lo agradezco.- miro fijamente a Zoe que se encontraba junto a Muriel que aun dormía. – llévatela y cuídala.
- Sabes que eso es un echo.- Zoe me miro desde el suelo donde ya estaba tomando entre sus brazos a Muriel.
- Toma Jacob, cárgala y dale calor que esta helada.- la niña estaba dormida pero se estremecía del frío, a la vez de sus sueños quien sabe que se le estaría pasando por su mente.
- Sus padres; sus padres biológicos. Y como el grupo de vampiros dieron muerte a su familia. Eso esta soñando, es algo que siempre la atormenta. – nuevamente, Edward se había metido en mi mente y había contestado mi pregunta.
- Pobrecilla, como la atormenta ese pesar. Pobre su alma.- dije mientras la cubría con la manta, ya se encontraba en brazos de Jake.
- Llevo a Muriel a casa y vuelvo.- dijo Jacob. – si están cerca, es necesario que estemos preparados. ¿Tienes idea de cuantos son?
- Las Ruget son 4 pero siempre vienen en compañía de su guardia, a esto súmale a los Mercier que seguro vendrán, no querrán perder pisada de nada, de lo que ocurra. Unas 15 personas. Sam, te agradezco la colaboración, se que no te agrada confiar en nosotros. – el lobo negro largo un aullido, yo sabia muy bien que mi primo odiaba como nadie a los Cullen y a toda su gente. Gracias a ellos era quien, era en este momento.
- Bueno, una hora nos encontramos aquí para aguardar a la llegada de tus amigos.- Jacob me tomo de la mano y solo dije adiós y me perdí con ellos por el bosque.
Mis hermanos lobos corrían entre los árboles y nosotros íbamos tan deprisa como mis piernas pudieran permitirme avanzar, Jake se amoldaba a mis pasos, para no dejarme sola.
Llegamos a nuestra casa. Jacob recostó a Muriel en nuestra cama.
- Ama, no quiero que te muevas de esta casa, si algo ocurre le dices a Leah.
- ¿Leah?- dije sorprendida. Mi amiga se perdería la oportunidad de matar un par de sanguijuelas.
- Si, Leah, ella se quedara contigo. no quiero que corras peligro alguno.- me besos y luego partió tan rápido que no pude decirle adiós estaba realmente apurado. Leah prefirió quedarse como loba, y estar al tanto si ocurría algo en el bosque ella escucharía cualquier novedad.
(Jacob)

Me daba algo de temor dejar a Amadahy sola en la casa, pero al menos sabría cualquier novedad por Leah, era una loba entrometida pero de gran ayuda. Siempre queria resaltar del resto de nosotros, pero los últimos meses había cambiado mucho, mas desde que Amadahy le hacia compañía como loba.
Corrí entre los árboles, ya me esperaba toda la tropa, Sam como siempre encabezaba la manada.
- Jake, ¿que piensas sobre todo esto?- las preguntas de el alpha se hicieron presentes en mi mente.
- Creo que debemos estar atentos, y creo que es justo paliar por un humano y si ese humano es Muriel mas todavía.- como permitir que una niña tan pequeña sea un sucio sanguijuela.
- En eso estoy de acuerdo contigo, cualquier vida humana esta en juego y mas la de Muriel, tu actúa como nuestro interlocutor, habla con Edward y dile que ayudaremos. – que novedad pensé, si el no quisiera ayudar, estaba seguro que yo solo podría con un par de vampiros, ni loco me perdía el privilegio de destrozar un par de esos asquerosos cuerpos.
- OK, ya puedo sentir su rastro están cerca de aquí. – los visitantes estaban cerca, olía diferente a los Cullen. Eso era muy claro. Llegamos al limite yo seguía en mi forma loba. Edward estaba ahí, me adelante
- Ya estamos todos.- dije en mi mente.- Sam dice que ayudara sin problema.- por primera vez le permití, le di mi consentimiento a que husmee en mis pensamientos.
- Gracias , nuevamente a todos.- Edward agradecía a toda la manada
- Cuanto tiempo nos queda.-
- Unos minutos quizá, un poco más.- realmente no sabía que nos depararía los escasos minutos que me separaban del encuentro con esas mujeres que tanto hablaban los Cullen.
- Alice ah visto algo mas.- pregunte en mi mente al sanguijuela
- Si, están por pasar el cordón de árboles, en cualquier momento, ya puedo ver sus mentes. Están algo enfadadas.
Mi olfato se agudizo cada vez más, hasta que por fin vi desfilar bajo la luna sus cuerpos por el sendero del bosque. Eran tres mujeres, muy bellas con los ojos en llamas, su rojo era ardiente. Me irritaba su aroma. El clima estaba cargado de muchas energías se podía sentir a lo lejos, como estas mujeres irradiaban temor, pero yo estaba realmente muy tranquilo. Si tenia que matarlas a las 4 no dudaría ni un segundo.

(Edward)

Madeline y sus hermanas, no dudaron ni un momento en acudir al llamado de Louis, eso era muy claro en sus mentes. La idea de ellas era llevarse a Muriel. Tenia que encontrar la manera de persuadirlas.
Carlisle, me acompañaba como siempre al igual que el resto de mi familia. Zoe había decidido quedarse también después de que Amadahy le había ofrecido quedarse en su casa, dejando de lado por unas horas nuestro tratado acerca de pisar suelo Quileute. Nuestra suerte ya estaba echada si las cosas salían mal, pagaríamos el precio de luchar por una vida con opciones.
- Bienvenida, Madeline. – dijo Carlisle, esta lo miro sorprendida al verlo.- no te esperaba tan pronto por aquí.
- Carlisle, Carlisle… no nos hagamos los sorprendidos que tu ya sabes, por que estoy aquí. – su tonos de ironía me hacían enfurecer.
- Si, lo se muy bien. Mi hija me ah dicho por que están aquí, pero lo que si no entiendo es por que tanto apuro por saber si Muriel es o no humana.-
- Muriel, es la niña humana, veo que ya saben su nombre. ¿Dónde esta quiero verle?- dijo
- Esta segura, en casa de una amiga.- dijo Zoe
- ¿Segura? ¿De quien?, ¿a caso de mi?- la hipocresía estaba a la orden del día, Madeline me hacia sacar de las casillas, mas cuando podía ver sus sucios pensamientos.
- Segura, de cualquiera, de ti, de todo lo que nos rodea. Le estamos dando una nueva vida. Y si eso incluye que tendrá que vivir en otra parte con gente normal para llevar una vida normal se hará.- dije
- Quienes son todos estos perros, a caso hacen amistades con lobos ahora, Carlisle, yo creí que te alimentabas de animales ahora también te haces amigo de ellos. – Jacob y los demás gruñeron al escuchar a Madeline. Mientras sus hermanas solo reían.
- Ellos pertenecen al lugar donde hoy estamos, ellos nos permiten vivir aquí, mientras entablemos una vida normal, con los humanos. Nos han aceptado desde hace siglos gracias a nuestra forma de vida.
- Debo admitir que cuando Louis me llamo, creí que mentía al decirme que en la zona había lobos. Creí que se habían erradicado. Hace tiempo, - por primera vez vi temor en su mente, sabia muy bien que los lobos no dudarían en atacarla si daba un paso en falso
- Ellos están aquí para asegurarse de que no maten a ningún humano en Forst y mucho menos a Muriel. – Explico Carlisle
- Si algo me fastidia en estos momentos es ese olor a perro y encima enterarme que toda tu familia están emparejados con esta clase de monstruosidades. – en cuando dijo eso, fue inevitable parar a Jacob y a los lobos que estaban dispuestos a atacarlas. Madeline atino a apartarse rápidamente del enfrentamiento con el gigante lobo marrón y un par de sus compañeros.
- Diles que se detengan.- dijo aterrada Amelie.
- Jacob, espera- dije, el dio la vuelta y clavo su furiosa mirada en mi.- si te entiendo perfectamente.-Jacob queria matarla en ese preciso momento, pero algo me decía que Madeline no dudaría en escapar
- Esto es demasiado Madeline, sabes que me choca viajar tantos kilómetros , el clima y este lugar dios mío, deja a esa entupida niña que hagan lo que quieran con ella y Louis que se busque otra neonato para su aquelarre yo me marcho, esto es demasiado para mi .- Amelie estaba aterrada, jamás la había visto así, desafiando las ordenes de su hermana y cabeza de mando en el clan
- Amelie, tranquila estoy segura que los Cullen no dejaran que este grupo de lobos nos ataquen. – dijo sonriente hacia Carlisle, lo que aun no podía entender era por que no atacaban con sus poderes. Había algo en el aire que le impedía poder usar sus poderes.
- Ellos no obedecen a nosotros , Madeline ellos actúan por voto propio no son nuestras mascotas como estas pensando.- dije
- Diles que se retiren de mí, puedo sentir su aliento en mi pierna, ¿que pasa si me muevo? de seguro me morderá.- dijo Amelie que tenia a Seth cada vez mas cerca de su pierna izquierda, lo lobos las tenían rodeadas.
- Por lo que veo depende de ustedes, según dicen ellos.- Jacob me hablaba decía que atacarían si ellas seguían insultándolos o si ellas pensaran en atacar a alguien de la ciudad, mas precisamente a Muriel
- Yo me retiro, no se ustedes hermanas, pero hasta aquí llegue.- Amelie continuaba con la misma historia de separarse cuanto antes del lugar que la tenia prisionera.
- Ya volveremos, a encontrarnos en otro lugar y sin sus fieles perros, y ahí arreglaremos cuentas de esto.- dijo Madeline
- Las cosas siempre fueron claras, Madeline, nunca nos escondimos de ustedes, la niña tiene derecho a llevar una vida como humana, tiene opciones y esa misma se la hemos dado nosotros al traerla aquí. – dijo Carlisle
Madeline suplico para que los lobos se apartaran de su frente y rápidamente huyeron como ratas por tirante. Estaban sumamente aterradas mas aun cuando estando allí no pudieron usar sus poderes, algo las detenía que hasta ahora me lo pregunto. Solo podía escuchar en sus mentes que estaban estancadas allí sin poder hacer nada ya que sus poderes no les eran muy útiles.
Estaba seguro que estaríamos vigilados por un buen tiempo.
Jacob, se quedo un buen rato después de que las Ruget huyeran, queria asegurarse de que no volvieran. Pasaron unos minutos y vi como se apartaba de la manada corrió entre los árboles y salio, con una enorme sonrisa dibujada en su rostro.
- Creo que le dimos un buen susto a las sanguijuelas esas.- dijo.- pero realmente si hubiera sido por mi le hubiera arrancado la pierna.
- Lo se, pero te agradezco que no lo hallas hecho eso hubiera aportado un nuevo problema. – dijo Carlisle
- Si no lo hice fue por que queria ver hasta donde era capaz de llegar con todo esto.- dijo con cara de arrepentimiento
- Las cosas no han cambiado mucho que digamos.- eso era real, las Ruget ahora estaban mucho mas enfadadas que antes. Sin sus poderes ellas no son nada.
- Las veces que decidan volver, aquí estaremos. – dijo Jacob
- Gracias Jacob, por esto y por todo.- Zoe estaba realmente contenta
- De nada. Sabes que lo hago por Muriel, tanto Amadahy y tu sufrirían mucho si a ella le ocurriera algo. Bueno como veo que las cosas están mas tranquilas me marcho, Leah hace unas horas que esta preguntando por nosotros, esta preocupada Amadahy.
- Muriel, puede volver a casa cuando quiera. Jake dile a Amadahy que le agradezco todo.- menciono Zoe
- Muriel puede quedarse, las veces que quieran ella siempre es bienvenida.
- Esta tarde la recogeremos en el limite.- dijo Zoe
- Ahí estaremos. -
Jacob hizo un gesto con la mano y partió.
Desapareció ante mis ojos aunque aun todavía podía escuchar sus pensamientos, estaba algo arrepentido de no haber matado al clan, pero por el otro lado se lo estaba agradecido.

3 comentarios:

Quileutes Hots dijo...

Muy bueno naty!
me encantaa!
te banco en todas
besos!
Lulaax :)

paula lopez dijo...

bueno que decir de este capitulooo..!!
fue larguisimoooo jajja
pero me lo lei en unos minutosss...me copa mucho esta historiaaa,.,..cada vez se póne mejorr...
crei qe el enfrentamiento con las ruget seria como mas de pelea...pero por otro lado me gusto que hayan sido los lobos la razon por las que se fueronn..
huyeron como ratas literalmentee..jajaja
la actitud de mis lobitos hermosoos fue como muy provocadora...defenderse de esa formaa...uffff...lo mejorrr..!!!
quiero saber mas del embarazo de amaaa...quiero saber que pasa con este niño que viene en caminooo
y mas de murielll..!!!
espero el proximo capitulo amigaaa..!!!
besos enomess..!!!

adriana dijo...

Siiiiiiiii esque son encatadores los lobos Jake como proteje ala bebe sncima de todo Muriel e suna gran bendicion para todos esta uniendo esos lasos rotos enrte los 2 bandos ..hay amelie quiseras tu que seth te muerda una pierna jajajaja hay me encanta me inspira mucha ternura el apego de la bebe con Ama y con Jake! Jacob mi amor siempre tan encatdor! va genial la historia tengo msi sospechas de lo que pazara y me muero de emocion! nata muy bien hecho amiga! siguele!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...