Pages

21/12/10

Destinos Entrelazados Capitulo 17: "Mi destino lo escribo yo"



Unas palabritas antes de comenzar el último capítulo espero que les guste!!!

Les agradezco infinitamente que me hayan acompañado todos estos meses, pendiente de cada capítulo que han leído y han esperado.
He llegado a cumplir un ciclo de estos fan fic. He aprendido un montón de cosas en este último tiempo, y espero seguir aprendiendo de los consejos, críticas y hermosos comentarios de todos ustedes…
Espero que el año que viene nos encontremos por aquí nuevamente con alguna historia nueva. O simplemente palpitando con personajes nuevos y enamorarnos más y más de una historia nueva.
Mi deseo para todas/os este año que comienza es que cada uno confié en si mismo que vea lo que lo hace feliz y lo haga, que no reprima lo que a veces delegamos o dejamos de lado.
Que cada uno encuentre el amor y la pasión en lo que realmente quiere, sean felices porque en esta vida nadie tiene el boleto de la eternidad… y la vida es frágil y muy corta…
Felicidad, Amor, Fraternidad, Amistad, Nobleza, Fidelidad… son mis deseos para todos ustedes…
Feliz Navidad… y un hermoso Año Nuevo!!!!!
Feliz fin de 2010 y muy hermoso y esperado 2011!!!!!
Éxitos!!!
Natalia ...





Sin permiso alguno, me hice paso entre los demás lobos. Rastree su aroma entre las copa de los arboles, se hallaba allí a la espera de dar su mejor golpe.
Sentía su asquerosa presencia, pero aun no lograba divisarlo.
Me acerque a mi padre que estaba a la espera del más mínimo sonido. Expectante
-Lo has visto.- pregunte
-No pero puedo sentir su presencia.- dijo impaciente. Los demás lobos estaban dando vueltas a los alrededores, seguían el rastro de la costa hasta llegar a la escena.
De golpe oímos gritos que llegaban desde la casa de los Cullen.
Era ella, era Muriel.
Corrí como nunca antes, no estaba muy lejos de la casa solo unos metros. Al llegar tenía a mi lado a Seth, Embry, Jared y a mi padre que me seguían de cerca.
El panorama fue desgarrador al llegar pude ver a Martin sujetar a Muriel del cuello.
Rápidamente corrí hasta el portal de la casa. Edward se hallaba en el piso algo confuso, Jasper y Emmett se encontraban de igual aspecto. La única que no estaba allí era Zoe.
Rosalie y Alice estaban en el suelo en el mismo estado que el resto de los Cullen.
Al parecer era muy poderoso.
-Jacob.- dijo Edward algo fatigado.-ve tras él.-
-Ustedes vieron los mismo que yo.- dijo Alice.- es muy astuto.-
-La única que pudo bloquear todo contacto mental fue Zoe.- escuche a Edward mientras se ponía de pie.
Los deje atrás, ya no me importaba nada solo quería encontrarlo y destruirlo.
Hablaban y hablaban sin cesar de todo lo que había acontecido. De pronto vi pasar a Emmett el más grande de los Cullen, corría a la par de nosotros persiguiendo el rastro, Jasper y Edward le seguían. Todavía confundidos.
Cuando pudimos localizar el rastro, yacía en el suelo Zoe con un gran golpe en su cabeza.
Muriel gritaba, aterrada.
Martin se las había ingeniado para producir tal confusión a todos los Cullen que fue casi imposible detener el secuestro de Muriel. La única que había logrado dispersar esa manipulación había sido Zoe que gracias a sus bloqueos mentales, le fue imposible a entrar en su mente. Lo persiguió y forcejeo varios minutos con él.
La fuerza descomunal del semi vampiro, produjo en ella poco más que golpes. La dejo sin movimientos alguno y ahora yacía en el suelo inconsciente.
Nehuen estaba aturdido, confundido. Quería destruirlo pero si hacia un falso movimiento podía llegar a acabar con la vida de Muriel.
Se paro frente al vampiro esperando la más mínima distracción de su parte. Todo parecía complicarse cuando por detrás aparecieron Alice y Rosalie que venían siguiendo en rastro atreves de los arboles.
El ruido de estas bellas vampiras al chocar sus pies contra el suelo, distrajo el pensamiento a Martin, dejándolo expuesto a los lobos allí presentes.
Aun le restaba a Nehuen encontrar la manera de arrojar a Muriel o que el mismos Martin la deje escapar.
Pero sabía que eso jamás sucedería.

-Suéltala.- grito Edward tratando de distraer aun más la situación. Después de todo quería darle una segunda oportunidad. Darle una opción.
-Ella es mía.- dijo mientras una de sus manos le sujetaba su cuello.
Sin mucho pensar Nehuen decidió aprovechar esa buena mano de cartas y sortear sus últimas jugadas aprovechando la distracción de Martin producido por el ruido de Alice y Rosalie. En ese momento Muriel suplico que la dejase ir.
- Déjame ir Martin, por favor hare todo lo que tú digas.- dijo Muriel.
Estaba cada vez más cerca de atacarlo mi mente empezó a confundirse al igual que al resto de la manada, entendí lo que había pasado. Martin podía manipular nuestros pensamientos, mostrarnos aquello que él quisiera ver. Trate de despejar mi mente e hice lo mismo con la mente de mis camaradas. Era una verdadera ventaja estar conectados mentalmente con ellos.
Cuando me pude librar de aquellos pensamientos. Nehuen se lanzo sobre el vampiro.
Cortándole las oportunidades de escapar, Jacob aprovecho la jugada arriesgada de su hijo e hizo lo mismo ambos lobos se dispusieron a terminar con el semi vampiro.
Muriel dio varios giros en el suelo.
Mientras tanto en ese momento Nehuen y Jacob se disponían a ajustar cuentas con el chupasangre.

Mire de reojo y pude ver a Muriel tendida en el suelo siendo atendida por sus tías. Debía destruirlo cuanto antes, mi padre apareció por detrás y arranco su brazo izquierdo. El muy cobarde gritaba y suplicaba a Edward que le diera otra oportunidad. Pero fue tarde, Martin había tenido su tiempo de remisión pero había optado por la ambición de tener aquello que nunca le perteneció.
Emmett y Jasper lograron despejar sus mentes y aparecieron para terminar el asunto.
Mientras nosotros sujetábamos lo que aun quedaba de Martin, Emmett destrozo su cabeza arrancándola con sus propias manos, Jasper patio su pierna con tanta fuerza que pude ver como se astillo y quebró en mil pedazos el hueso del cadáver viviente. Mordieron varios pedazos de su cuerpo hasta ya no quedar nada de lo que había sido Martin.
-Junten los pedazo.- grito mi padre y Edward a la misma vez.- quémenlos no dejen rastros de él.
A penas quedaban en el suelo algunos fragmentos del cuerpo casi marmóreo de Martin, su cabeza había sido arrancada de su cuerpo, sus brazos desmembrados estaban dispersos por el piso. Ya no quedaba nada absolutamente nada del arrogante; mal nacido de Martin.
Habíamos trabajado en perfecta conjunción. Todo parecía estar en orden pero los gritos de Muriel me hicieron notar que algo no estaba marchando bien.
Edward estaba a su lado, Zoe apenas se había despertado. Los gritos eran desgarradores, me acerque temeroso, de no saber con qué me encontraría.
Y allí estaba tendida en el suelo con sangre en su cuello.
-Está pasando.- dijo Alice.- es hora de detenerla.- volvió a decir.
- Es tarde.- dijo Rosalie
Edward succionaba del cuello, del mismo lugar donde hacia escasos minutos le había visto sangre derramada.
Ya no había tiempo, salí de fase en ese mismo instante, me las había arreglado para atar el pantalón que me había prestado Edward en mi pata trasera. Así que la desnudes fue lo de menos me importo en ese momento.
Me senté a su lado sujete su mano que pronto ella abrió sus enormes ojos celestes, no dijo absolutamente nada pero su mirada me imploraba ayuda.
-La ha mordido.- mis ojos se quedaron perplejos al escuchar lo que Edward había confesado, rápidamente un dolor recorrió todo mi cuerpo. En ese momento vi pasar todo lo que había pasado a lo largo de estos 3 meses, y como su vida se había reducido a esto.
Quedar condenada de por vida a una vida que ella no deseaba. Martin había ganado esta batalla, no yo. Después de todo.
Sus ojos que aun me pedían a gritos que la ayudara, imploraban para que el dolor de la ponzoña depositada en su cuerpo parase de una vez
-Me quema.- decía una y mil veces entre gritos.
De pronto pude ver con mis propios ojos como su cuerpo se iba poniendo cada vez mas frio, sus labios habían cambiado de color, apenas quedaba algo del ese rosado semejante a una fresa madura. Se iba apagando se iba extinguiendo la llama que encendía su alma, su cuerpo. Ya no quedaba nada de la Muriel que había conocido
-Es tarde.- repitió Edward
-Has algo.- le dije mientras sujetaba su mano y veía recorrer una lágrima por su rostro ahora más pálido que antes. De apoco esas bellas pecas que adornaban su rostro se fueron apagando. Esa lágrima fue la última que sus ojos derramaron.
Muriel quedo inmersa en un profundo sueño, imposible de ser despertada.
Mi fin había acabado, mi vida se había esfumado en ese instante. Ya no había razón de vivir, no tenia explicación alguna que yo siguiera ocupando un lugar en la tierra.
Bese sus ojos ahora cerrados por la muerte que acariciaba su rostro. Toque su pecho esperando encontrar el latido de mi corazón, de su corazón. Pero solo halle silencio.
Pase ambos brazos por debajo de su cuerpo y cargue con él hasta la casa de los Cullen.
Muriel había muerto y con ella se había muerto mi vida.
Al llegar a la inmensa casa Carlisle su abuelo nos vio llegar. Rápidamente pego un grito casi desgarrador.
Edward y Zoe estaban sollozando con la esperanza de hallar en sus ojos lágrimas para poder derramar después de tanto dolor.
Los padres de Martin no entendían absolutamente nada, miraban el cuerpo tendido de Muriel y solo trataban de encontrar explicación alguna a lo que su hijo había hecho.
La angustia me apretaba en el pecho, la rabia me hacia querer morirme en ese instante. Dejar todo y marcharme al encuentro con ella.
Todo lo que había luchado, todo lo que había afrontado, todo el amor que podía darle me lo habían arrebatado en menos de 5 minutos.
Recosté su cuerpo en el sillón de la sala, me deje caer junto a ella. Rápidamente mis lágrimas empezaron asomar. Lloraba en muy pocas ocasiones, solo en aquellas que ameritaban el desahogo de mi alma.
Carlisle, la observaba con gran atención, vi en sus ojos la esperanza de que se concretara la transformación y de que alguna forma encontrara la salvación en una vida inmortal. Pero parecía que eso no sucedería. Mi padre había ingresado en la casa, apoyo su mano en mi hombro, dando consuelo a mi pesar.
-Vamos muchacho, debes descansar.- dijo mi padre.- volveremos más tarde.-
- No quiero dejarla ir.-
-Ve Nehuen, será mejor que descanses aunque sea unas horas, debemos ver que haremos.- dijo Alice.
Bese sus labios perpetuos, dormidos por la muerte que ahora era su fiel compañera, acaricie su rostro dejando mojados sus pómulos de mis lágrimas derramadas. Esta era una despedida.
Me marche de esa habitación dejando atrás una parte importante de mi vida, de pronto mi mundo se había detenido ante ella y ahora se había derrumbado ante ella.
Abstraído en mis pensamientos, llegue a mi casa deseaba encerrarme en mi alcoba y dormir una eternidad. Si podía elegir en ese momento me hubiera gustado ser yo quien estuviera en ese momento.
Jamás me perdonaría la muerte de Muriel, sería un peso que debería afrontar.
Mi madre no había asistido al desenlace que había llevado a la muerte a mi amada.
Sin embargo me recibió con sus brazos abiertos dispuestos a dar consuelo a mi alma, a mi espíritu.
-Llora, hijo mío.- dijo mi madre.-saca toda la pena que acoja tu alma, deja que salga todo hacia fuera no reprimas la tristeza que si lo haces algún día lo lamentaras.-
Me eche a llorar, ella era mi madre me entendía más que nadie.
No quise comer, no quise beber nada solo quería adormecer mi cerebro. Y dejar que el sueño me lleve a otro mundo donde ella aun se mantuviera con vida.
Me recosté sobre mi cama, cerré los ojos con el afán de que todo lo ocurrido hubiera sido un mero sueño.
Me sumergí en un sueño profundo, esperando que todo allá cambiado a la mañana siguiente.
Desperté gracias al poco sol que entraba por mi ventana, los pájaros estaban más charlatanes que nunca, no paraban de cantar. Parecía que la primavera había llegado después de todo.
Me estire ese último minuto, quería estar despierto, atento.
Había estado durmiendo muchas horas, me pesaban los ojos de tanto dormir.
Mi madre ya se encontraba levantada, lo supe gracias al aroma a café que asomaba desde la cocina y recorría toda la casa.
Decidí que era hora de levantarme, aun tenía muchas cosas que hacer. Quería hacer mis deberes y tareas antes de ir a visitar a Seth y a su nuevo auto usado. Ultima adquisición gracias a los esfuerzos de mi padre de componer un viejo trasto que había comprado Seth.
Me senté en mi cama, pues había tenido un sueño algo realmente extraño…
Me sonroje de tan solo pensar en ella. Era bella; perfecta; sexy. Fue mía por tan solo unas horas, fue tan solo eso.
Unas horas y aquí estaba nuevamente solo
No la conocía, no sabía quién era realmente.
Mi madre se hizo presente en mi puerta, lucia aun su pijama y una cara de dormida increíble. Ambas acompañadas de una enorme taza de café.
-Ya te despertaste, cariño.-
-Si... Estoy como cansado, como si hubiera tenido una pelea enorme, como si hubiera sido atacado por un león.- ese sentimiento estaba presente en mis músculos, y en mi cabeza.
-Vamos que en la mesa de la cocina te aguarda el tazón de cereales.- ya no era un niño pero ella me seguía tratando como tal.
Se dirigió nuevamente a la cocina. Tome una sudadera, unos shorts y salí de mi habitación. Me dirigía a la cocina cuando de golpe escuche golpear la puerta, pensé quien sería tan temprano.
Abrí la puerta, y me quede perplejo. Ante mis ojos estaba la misma chica hermosa con la cual había soñado. Era ella mi corazón se desboco sin control ella estaba parada con la mirada fijada en mi, esos ojos celestes claros como el agua. Sus pecas cubrían a penas sus pómulos, tenía el rostro perfecto y un cuerpo deseado.
Me sonroje con solo pensar los besos que le había dado en mi sueño. Un sueño cargado de sensaciones, amor, tristeza, engaños, desgracias. Entonces comprendí todo
-Nehuen.- grito ella entonces recordé mi sueño, y me dije a mi mismo es un deja vu
Esto ya ha pasado antes. Ahora aparecerá mi madre tras de mi preguntando si ella era Muriel, mi Muriel del sueño.
-Muriel ¿Eres tú?- como lo había soñado mi madre estaba sorprendida y aturdida de la misma manera que lo estaba en mi sueño.
-Sí, Ama, soy yo.- la niña rubia y blanca como la misma nieve salto a los brazos de mi madre.- deseaba abrazarla y decirle que ahora teníamos una nueva oportunidad que esta vez no la iba a dejar morir.
-Muriel.- dije, ella volteo para observarme, me sonrió angelicalmente como encantada con mi reconocimiento.
-¿Me recuerdas?- pregunto ella, me hubiera encantado decirle.- Claro que si, eres lo que siempre he soñado, la mujer de mi vida y hasta hace unas horas te tenía en mis brazos, besando esos labios carnosos y apetitosos como fruta madura, pero si lo hacía no dejaría nada para el asombro y la magia del destino, me quede por un segundo en silencio observado su rostro que hacia menos de unas horas me había sido arrebatado. Entonces levante la vista y allí estaba todavía ese destello de luz en su mirada, ese destello de amor incondicional, amistad inseparable. Me reí por lo bajo y conteste.- no
La vida me daba una segunda oportunidad, me ofrecía decirle que la ambas una y mil veces, porque lo iba a desaprovechar, fue el silencio mi mejor aliado.



"Solo el destino puede ser escrito por nosotros mismos. Has que tu destino sea tuyo y no de alguien más, elige el camino que más te guste, deja que se entrelace con otras personas iguales o diferentes a ti. Solo tú puedes construir el futuro de tus acciones.
La vida da segundas oportunidades, solo tienes que saber aprovecharlas.
Respira cada día como si ese fuera el último, aférrate a cada cosa que te haga sentirte feliz contigo mismo, se tu mismo.
Ese es el único propósito en la vida, ser uno mismo solo así forjaras un destino fiel a quien eres".

5 comentarios:

adriana lautner black dijo...

OMG!!!!!!!!!! Nataliaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa aaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa increibleeeeeeeee que final por Dios cuandolei esto me estremeci casi novuelvo!"No quise comer, no quise beber nada solo quería adormecer mi cerebro. Y dejar que el sueño me lleve a otro mundo donde ella aun se mantuviera con vida." hayyyyyyyyyyyy pero que maravilla era una pesadilla!!!!! un deja vu! hay nata que historia tan divina pence queera un final tragico! pero que final tan divino me encanta! me loimagino en esos shorts abrazandola!hay tan bello ajajajjaja me encanto muchas gracias nata por todos estos meses entreteniendonos! para ti tambien Feliz Navidad y año nuevo te adoro nata lo sabes! eres muy talentosa! una dura!me encantoooooooooo

paula lopez dijo...

casi casi me largo a llorarrrr..!!!! el final perfectooooooo...ellos juntoss...con una segnda oportunidad, q muchas veces la vida no las da pero en este caso si y agradezco que fue asiiii..!!!
la historia se repiteeeee... jajaj como el la originall...
una belleza de capitulo amaa...,la tristeza de nehuen se hizo sentirrr...lo narraste y lo contaste muy bien y la parte donde matan a martin tmb estuvo muy buenaaa...com violencia...odio...desprecioo..muy buenooo...
es mas....excelente fueee...asi de simpleee..!!!

Gracias x el final felizzz...jaja
soy una amante de estos finaless..!!!
lastima qu se terminaaaaaa....me da tristezaaa..pero entiendo que quieras hacer cosas diferentes..!!
espero que en algun momento vuelvas a retomar a nuestro bello lobo y hagas una historia igual o mejor de hermosaa..!!!

besos natyyyy, te quiero amigaaaaaaaaaaaaaaaaa

Kristen dijo...

Bueno, tengo que recoocer que no he sido fiel sguidora de la historia, lei los primeros capitlos y bueno este lo leí xq habia leido que era el ultimo y me entro curiosidad. En un principio no queia comentar por si te sentaba mal.. pero como hablaba con Jud.. hay que predicar con el ejemplo.. y si yo me quejo de que no dejan comentaris y que no cuesta nada parar 5 min para decir la impresion pues yo debia hacer lo mismo.

Y alla va mi opinion:

Me gusto, y mucho para ser sincera.. te lo has currado mucho, ha sido entretenido desde la primera palabra hasta la ultima... y durante todo el relato eimposible parar porque quieres saber que ocurre al final.

A mi que me gustan los finales drasticos m gusto xq tienes los dos puntos.. la muerte de Muriel y luego la segunda oportunidad.
Me recordo un poco a una serie española jaja

A nivel escrito has mejorado mucho no... muchisimo, ya no se encuentras esas grandes faltas ortograficas y las descripciones son simplemente perfectas, creo que ese es tu punto fuerte, que podrias describir una simple naranja y consegui que aquel que lo lea pueda hasta sentir su olor.

Mis felicitaciones por ese gran avance y por ese final tan poco esperado seguramente por nadie.

Feliz Navidad y Prospero Año Nuevo

Jud_hot dijo...

Ya sabes lo pachorra que me pongo para leer en la compu...pero mientras hablaba con Kris, me hablo tan increiblemente bien del capitulo... que decidi leerlo mientras estba con vos en MSN en vez de dejarlo para el finde.

No puedo agregar mucho mas de lo que dijo Kris.. has mejorado mucho y eso me alegra enormemente.
NATY...segui asi, que vas por muuuuy buen camino.
Un final sorprendente, sin palabras.
FANTASTICO!
Feliz año!

Sol Lautner dijo...

Nata no me perdi ni un solo capitulo,No te imaginas como llore con el ultimo!Como te lo dije una ves!Eres talentosa!!!Mis Felicitaciones para ti!te quiero mucho!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...