Pages

9/12/10

Destinos Entrelazados Capitulo 16: Cuenta Regresiva



Mi padre aun se encontraba a mi lado la rabia estaba más presente que nunca en mi ser. Verlo actuar de esa manera, no afrontar la situación describía lo cobarde que era.
De a poco fueron llegando el resto de la manada.
Seth fue el primero que se acerco a darme el recibimiento a la manada, su alegría era más que notoria, la lengua sobresalía de su asico y una gran sonrisa de lobo. Llego corriendo a mí, me mordió la oreja en señal de aceptación.
Sonreí con mi nuevo aspecto lobuno, me hubiera gustado tener un espejo en ese momento y verme a mí mismo reflejado en el.
De a poco fueron llegando el resto de la manada. Mi padre hablaba con los otros yo escuchaba todas las voces acumuladas en mi mente, de apoco iba entendiendo esto de los lobos telepáticos.
Al principio como ya había dicho me parecía una tontería y hasta descabellado pensar que podía comunicarme con mis pares atreves de la mente.
Seth seguía a mi lado, fiel como siempre.
Sam con el resto de la manada ya estaban allí al pie del cañón dispuestos a dejar todo por proteger el bienestar de los habitantes del condado.
Era imponente verlos allí a todos formados, a la espera de las nuevas órdenes. Podía resultar extraño que esto me llame sumamente la atención pero verlo allí a todos juntos convertidos en lobos, me hacía no parecer extraño. Me sentía seguro en compañía de mis nuevos compañeros de vida. Porque eso serian de ahora en más en mi vida.
-¿Qué sucedió?- fue lo que primero que escuche, por la voz me di cuenta que provenía de Sam – hemos llegado lo más rápido posible.
- Es Martin.- interrumpí la conversación que parecía comenzar a tener con mi padre.- ha intentado matar a unos humanos. – todos giraron para prestarme atención como si cada uno de ellos me mirara fijamente a los ojos para aprestar atención a cada palabra que ellos podrían estar escuchando.
- Ese muchacho está trayendo problemas a Forks.- dijo mi padre.- El chupasangre de Edward ¿Está enterado de todo esto?-
-No, al menos eso pude ver cuando nos enfrentamos a Martin en la casa de los Cullen.- dijo Seth.-
-Creo saber cuando alguien miente, y estoy casi seguro que está manipulando a todos como lo ha estado haciendo todos estos meses.- Sabia, positivamente que había manipulado a todo los Cullen, con la historieta esa de que no comía; de que estaba muriendo de pena por no tener a Muriel a su lado.
Ya estaba harto de tantas vueltas quería acabar con todo esto de una buena vez. Sin dar demasiadas explicaciones me eche a correr entre los árboles, los demás me seguían de cerca y gritaban sin cesar que me detuviera.
La casa de los Cullen se hizo visible ante mis ojos lobunos, mi padre me detuvo. Se interpuso nuevamente.
-Déjame hablar con Edward.- oí en mi cabeza.
No tuve tiempo de objetar ya que cuando menos me imagine salió de su fase.
Se alejo de mi solo podía verlo correr hasta la puerta.
No fue necesario, golpear o ser presentado, Edward se había hecho presente en la puerta de la inmensa casa.
-Jacob, que sorpresa ¿Qué te trae por aquí?- dijo Edward.- ah veo por qué has venido.- respondió a su pregunta, luego de hurgar en los pensamientos de mi padre.
-Debemos hablar, pero sería mejor en otro lado.-
-Déjame ver si entiendo lo que oigo en tu mente.- dijo Edward.-me estás diciendo que ha estado consumiendo sangre humana todo este tiempo, ¿ahora lo que no me entra en la cabeza es como ha hecho para que yo no vea esto en sus pensamientos?-
-Nos manipula.- no hizo falta que viera su rostro, solo su voz me hacia estremecer, sabía que era ella con tan solo oírla respirar desde mi cómoda pero lejana distancia.- he tratado durante semanas, tratar de encontrar la solución a esto, de hacer que entiendas que realmente no lo amo, que tan solo estoy con él por qué me ha estado obligando y amenazando.-
-Muriel, hija mía.- Edward abrazo a Muriel.- dime que más ha estado haciendo.-
-Me ha amenazando todo este corto tiempo en Francia e Italia. Fueron muchas las veces que trate de escaparme de su lado, pero siempre encontraba la forma de traerme nuevamente hacia él, como si yo fuera un imán.
Me ha dicho que si no me casaba con él, me mataría y mataría también a Nehuen.- hizo una pausa, ya que deje de escuchar su voz. En su lugar escuchaba el sollozo que provenía de su frágil cuerpo, estaba llorando por el imbécil de Martin, eso me daba más rabia, más ganas de matarlo.
No lo soporte mas, si algo me dolía en las entrañas era escucharla llorar, la amaba demasiado como para verla sufrir y si algo le sucedía jamás me lo perdonaría.
Trote hasta la puerta de los Cullen, ya no me importaba que pudiera decirme mi padre quería estar ahí.
No podía cambiar de fase ya que quedaría desnudo ante ellos.
-¿Nehuen, eres tú?- dijo mi amada.-
No hizo falta que cambiara de forma para que ella supiera que era yo, hice una reverencia con mi cabeza, en señal de que había acertado.
-Te dije que sucedería.-
Se acerco a mí lo más que pudo, pero rápidamente Edward la separo del contacto que pudiera producirse en ese momento.
Gruñí de furia, pero no era por Edward, en el ambiente había otro pútrido cuerpo andante, el aroma de Martin había llegado a mí.
Desde donde estuviera de seguro nos estaría observando.
-Muriel quiero que entres a la casa.-
-Pero papa.- protesto varias veces, yo quería más que cualquiera allí que llegara a tocarme con sus manos, que enrede sus dedos en mi pelo. Pero entendía la preocupación de su padre.- debes saber una última cosa.- dijo ella.- él no es un vampiro normal, posee poderes.-
-¿Qué clase de poderes?- dijo mi padre
-Ya puedo verlos.- dijo Edward, no comprendí que quiso decir con eso.- ahora puedo entender por que nunca pude ver nada.-
-Habla claro sanguijuela.- dijo mi padre.-
-Martin, puede manipular a aquellos que quiera, introduciendo pensamientos, he imágenes en la mente de los demás.-
-Ahora entiendes, porque todo este tiempo he estado confundida, aturdida. – menciono nuevamente ella, fijando sus preciosos ojos celestes como el cielo en mi.- ha obstaculizado mis predicciones, ya no podía verte Nehuen, llegue a dejar de pensar en ti, por poco te olvido.
Me hubiera encantado salir de fase y abrazarla tan fuertemente posible.
-Nos ha estado engañando todo este tiempo, mal nacido.- oí decir a Edward, que rápidamente vi como sus ojos dorados cambiaban drásticamente a un negro enfurecido.-
-Estoy seguro que no habrá problemas en cuestiones de territorio.- dijo mi padre, se hacía referencia a que no necesitábamos permiso alguno para pisar sus territorios, ya que el intruso había atacado en nuestro territorio.
-Tienes el apoyo de todos nosotros, y hablo por Carlisle al decir esto.-el olor se hacía cada vez más frecuente y más cerca. Sin duda estaba demasiado cerca de nosotros.-
-Muriel entra ya a la casa, dile a Jasper que salga junto a Emmett.
Esa noche en particular, la casa de los Cullen se encontraba algo solitaria. Los padres de Martin, habían marchado esa mañana a cazar junto con Esme y Carlisle.
Edward aguardo impaciente junto a Jacob.
Nehuen seguía en su forma lobuna, a la espera de que Martin se hiciera presente.
Muriel había ingresado a la casa, en búsqueda de seguridad y ayuda.

-Se que esta por ahí, puedo presentirlo.- dijo mi padre
-Jacob, Nehuen quiere salir de fase.- dijo Edward.- eso no es problema.- dijo mientras entraba nuevamente a la casa.-
Mi padre me miro fijamente, a los ojos.
De pronto Edward apareció nuevamente con un pantalón en su mano.
Me lo lanzo, lo tome con la boca y corrí entre los árboles.
Salir de fase fue algo extraño, me encontré desprotegido como si me hubiera arrancado toda mi vida en un segundo. Al parecer me estaba hallando muy bien en ese nuevo ropaje.
Salí entre los árboles, con el torso desnudo me pare cerca de mi padre. De golpe vi mi cuerpo muy semejante al de él.
En estas últimas semanas había crecido al menos unos centímetros mas. De a poco se iba alejando ya del niño que antes se encontraba en mí. La transformación era completa, ya sea por dentro y por fuera.
-Estas mejor así muchacho.- dijo Edward.
-La verdad… no.- respondí
-Nehuen.- se holló desde adentro de la casa, el pelo de mi nuca se crespo
Solo me sucedía esto cuando ella me nombraba, Muriel producía un sin fin de sensaciones en mi cuerpo.
Corrió, dejando de lado los pedidos de su padre, me abrazo como nunca antes. Sentí que se sentía segura entre mis brazos. Le devolví el abrazo afectuoso sentir su cuerpo pegado al mío, cada parte de su hermoso y contorneado cuerpo me hacia enloquecer. Ella era mía y de nadie más.
Mi calor iba acorde a su tibio y perfecto cuerpo.
Torcí mi cabeza para besar su mejilla, quería ser cortes frente a su padre y las sanguijuelas de sus parientes adoptivos. La impaciencia se hizo presente. Me sorprendió cuando puso su boca en mis labios.
El beso no duro mucho, pero fue perfecto; dulces ardientes y hasta sexualmente salvaje, por un instante nos olvidamos del mundo que nos rodeaba, de los males que aquejaban a nuestra espalda. Ella era la primera mujer que me hacía sentir un hombre, no un niño.
Sus besos eran hermosos, deseaba besarla una vida entera, compartir mi vida con ella hasta que ambos marchemos.
De golpe un quejido se escucho de fondo al parecer querían que nos enteremos que aun no, nos encontrábamos solos.
Se separo de mí, acaricie su rostro tan angelado y perfecto.
-Debemos darnos prisa.- dije.- esta cerca, por lo menos a unos metros de aquí, en este momento siento que nos está viendo.-
-No puedo escuchar sus pensamientos. Bloquea cualquier acceso a su mente que yo pudiera tener. –dijo Edward
-Muriel es mejor que entres a la casa.- dijo mi padre
Bese sus labios en ese beso de despedida sentí, que todo iba teniendo sentido, que ahora las cosas habían cambiado, ella sabia tanto como yo que la amaba.
Era hora poner fin a todo esto, debía destruirlo.
Me aleje de la casa, corrí entre los árboles, volví a mi fase lobuna era cuestión de esperar. Todo estaba llegando a su fin, estaba entrando en una cuenta regresiva.
Pronto dejaría de existir Martin.

2 comentarios:

adriana lautner black dijo...

qe capitulo tan bello me encanta lo generoso que es Nehuen conella,todo lo que ah pazado el lo borropor poder tenerla ,y abrazarlade esa manera,jajame causa risa el cambio que el siente ahora al abrazarla los lobos sienten mas jaja tan divino! el la adora! superlindo y romantico amecuando se besaron.. ahora se viene la guerra! yes!

paula lopez dijo...

esta parte: "No lo soporte mas, si algo me dolía en las entrañas era escucharla llorar, la amaba demasiado como para verla sufrir y si algo le sucedía jamás me lo perdonaría."
casi muero de amorrrrrrrrrr...
el super respetuoso frente a su futuro suegro y ella toda salvaje y sin importarle nada, lo besoooooooooooooo
wiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiii
alegriaaaaaa...amor....calorr...ansias...todo eso sentiii...
vamos que queda poco para el fin de martinnn..!!!
muajajajajajaja

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...