Pages

10/9/10

Destinos Entrelazados: Capitulo 7 "La Carta"




Estas últimas semanas, habían sido caóticas para mí, Nehuen estaba castigado, por lo tanto no pude verlo y eso me destrozaba.
Solo las llamadas telefónicas, acallaban mi dolor, su dulce voz aniñada me daba fuerzas para afrontar el delirio de no verlo.
Lo llamaba a diario, hasta que un día su llamada me sorprendió. Al parecer él también se estaba empezando a interesar en mí.
Que mas quería yo que él me amara, sabia que me apresuraba a decir eso pero podía sentir que algo estaba cambiando, mas en las últimas llamadas que habíamos tenido.
La sinceridad entre ambos había crecido tanto, que al menos me permitía decirle que lo quería, aunque eso significara quererlo como un amigo.
Las dos semanas se hacían casa vez mas eternas, incluso con la aparición de mi madre en la ultima de esas dos semanas de absoluta angustia.
Las cosas empeoraron cuando mi madre me entrego aquella carta que me había mencionado en nuestra anterior conversación. Si bien mi relación con Martín había acabado, eso no significaba que las cosas hubieran terminado mal como para ya no hablarnos. La última vez que lo había visto, decidí contarle la verdad. Él sabia de mis dones para predecir el futuro, por lo tanto no se sorprendió al escuchar con cuanto amor veía a Nehuen, el niño que me había robado el corazón desde el primer día que supe de su existencia.
Incluso me entendió a la perfección, o eso parecía hasta ahora. Me atormentaba la idea de no saber que poseía la carta que mi madre había mencionado. Teniendo en cuentan que entre nosotros estaba todo mas que claro, no veía la razón de escribirme.
Por un momento pensé ¿Quizá solo quiere saber como estoy?, pero viniendo de él eso pero esa no seria una de sus clásicas reacciones, mis sentimientos por él habían sido mas que aclarados, pero el seguía siendo insistente y perseverante.
En ocasiones mi padre, leía su mente cuando venia a visitarme, lo cual me aconsejaba que lo dejara, sus ideas de que fuera solamente de él, asustaban a mi padre.
Su posesión hacia mi era casi una obsesión.
Tome la carta que mi madre me había entregado, la desplegué y empecé a leerla.
A mi sorpresa la carta no estaba escrita por él, si no que por su padre, rápidamente corrí a mostrarle la misma a mi padre y mi abuelo.
La carta decía una cosa así
“Estimada Muriel: Lamento tomarme el atrevimiento de enviarte esta carta. Debo aclarar que Martín no esta enterada de la misma.
Se que te parecerá extraño, leerme
Pero estoy desesperado, Martín hace meses que no se alimenta, ha dejado de beber sangre y mucho menos ingerir alimentos.
Estoy consternado ya que he tratado por todos los medios de sacarlo de su estado de depresión absoluta, pero se me ha sido imposible.
No quería molestarte, pero verlo así me destroza. Si fueras padre o madre me entenderías, se que tus padres encenderán mis sentimientos.
Mis mas sinceras disculpas, pero no se que hacer frente a esta incertidumbres, cada día que pasa lo veo empeorar, me arriesgo a decir que se esta dejando morir.
Por eso te pido que vengas a verlo, se que tu ya tienes una vida y como ya te menciones es un atrevimiento de mi parte meterme entre ustedes.
Pero se que la relación que alguna vez tuvieron, le hacia muy bien, y si una visita lo animara quizá dejaría de lado este pesar que siente y comience a mejorar.
Te adjunto tres pasajes en primera clase a Francia, y la dirección de nuestra nueva morada.
Los pasajes están abiertos, no tiene fecha de vuelo, tu decides si quieres venir seria de gran ayuda y si no lo haces lo sabre entender.
Desde ya disculpa mi intromisión pero la desesperación pudo más.
Salúdame a tus padres y espero noticias tuyas.”
Y finalizaba con su firma “Ian”
Al principio sospeche que era una broma de mal gusto de Martín, pero luego de que mi padre la leyera junto a mi abuelo ambos reconocieron la letra de Ian
Mi padre telefoneo a Ian, quería saber como se encontraba Martín
Me quede perpleja y hasta lagrimee de solo pensar que le había causado tal depresión al rechazarlo.
Aguarde en silencio mientras mi padre hablaba con el suyo.
-Bonjour.- al parecer había atendido una de las empleadas.- Excusez-moi, on trouverait, Ian.- gracias a las clases avanzadas que había tomado en el instituto, entendía a la perfección (“Discúlpeme, se encontraría Ian”).-
- Oui, monsieur …et vous informer.- (Sí, señor ya le informo)-
- Oui Qui parle?.- (Si, ¿Quién habla?).-
- Ian, soy Edward.- al parecer ya se había comunicado.
-Amigo mío, ¿Cómo has estado?.-
-Bien, gracias por preguntar, realmente llamo para ver como se encuentra Martín. –
- Oh, gracias, veo que te ha llegado la carta.- mi padre me repetía todo lo que iba diciendo Ian.-
- Si, y también los pasajes, no te hubieras molestado, desde ya cuentas con nosotros.- mire a mi padre, con enfado. Me dolía tener que irme así, hacia menos de tres semanas que estaba aquí. Pensé en Nehuen, me lamente tener que despedirme por unos días o el tiempo que me tomara acompañar a Martín en este mal momento que el atravesaba.-
- Que alegría, estoy seguro que Martín se pondrá muy contento de saber que su amiga, lo visitara.- “amiga”, pensé en el momento que mi padre me repetía. Pues si al menos para mi ese era el sentimiento que tenia hacia él.
- Espero que nuestra visita ayude.- mi padre me miraba y observaba casa gesto e incluso leía mi mente, lo sabia ya que sus expresiones iban cambiando de acuerdo a lo que mis neuronas maquinaban.
- Los estaré esperando, gracias por este gesto.-
- Pierde cuidado, para eso están los amigos, cuenta con nosotros.- El trato se había cerrado, ya no había reproche que pudiera hacer.
Camine hacia el sofá y me senté a pensar, mientras tanto mi padre ultimaba detalles con Ian, mi madre se sentó a mi lado
Tomo mi mano, la beso como solía hacer desde que era una pequeña, más cuando me sentía triste. Era una forma de demostrarme que ella estaba ahí.
Mi padre colgó el teléfono, se habían despedido y acordado que el día domingo partiríamos a Francia, a ver a Martín.
- Siento que tuviera que decir que si a su pedido.- se apresuro a decirme antes de que yo pudiera repróchale algo.
- Se que lo has hecho con la mejor de las intenciones.- eso era cierto, mi padre le debía muchos favores a Ian, en los últimos años él Sr. Wells, había sido casi un padre, un consejero para mi padre. Mas aun teniendo en cuenta que nos hallábamos en otra parte del planeta, alejado de sus pares.
Y también sabia que lo hacia, por que si los papeles hubieran sido invertidos el hubiera echo todo lo que estuviera a sus alcance con tal de verme bien, cualquier padre daría su vida por su hijo, eso era algo que siempre me decía.
Lo tenia bien gravado en mi mente.
- Se que te hubiera gustado permanecer aquí un tiempo más, y estate tranquila que lo harás, tomate esto como unas vacaciones.- exclamo mi padre que ya se había sentado a mi lado.-
- Lo se, pero.- hice un silencio que solo el pudo entender. Me miro con ojos compresivos, el sabia desde niña lo que yo amaba a Nehuen, cual había sido mi propósito el venir a Forks.
- Volveremos te lo prometo.- inhalo con profundidad, para luego besar mi frente.-
- Debo llamar a Nehuen.- me levante del sofá y fui directo al teléfono.
Sonó, varias veces, parecía que no se encontraba en la casa, pensé en cortar y volver a intentar mas tarde, pero después de varias campanadas.
Contesto.
- Hola.-su voz era mi único escape
- Hola, ¿Qué hacías?- pregunto
- Nada tenia ganas de verte, pero creo que será imposible.- mi voz se quebraba con gran facilidad, me dolía tener que irme por un tiempo, alejarme de su compañía.
-¿Qué te ocurre?- al parecer ya había notado mi pesar.
- Mi madre y mi padre están aquí.- dije
- ¿Y que hay con eso?-
- Quieren que me marche con ellos.- sabia que era un poco brusca en decirlo así, pero no había otra palabra mejor para lo que ellos querían.
- ¿Por qué? A caso no habías arreglado que te quedarías por unos meses aquí.
- Sí eso habíamos hablado y hasta habían cedido a mi pedido pero debo arreglar una situación…- esa situación tenia nombre, y mal que me pese también me apenaba su estado de salud, sumado a que mis padres me lo habían impuesto, no tenia otra escapatoria.
- Ya mismo voy hacia allá.- su voz estaba algo agitada, desde las ultimas veces que habíamos hablado nunca lo había escuchado así
- No es necesario.- dije, a lo que mi voz se quebró por completo.
- Sí que lo es, en un rato estaré allí.- dijo esto y corto
Escucharlo así, tan decidido me destruía aun mas, tener que irme ahora cuando todo parecía llevar un curso, un camino
Por fin nuestros caminos iban emparejados, tomados de la mano, esa esperanza veía en mis predicciones.
Me senté en el sofá, mientras mi abuela acariciaba mi cabello y me insistían en que comiera algo.
La espera se hacia larga, la despedida seria amarga
Escuche un motor que se apago, corrí a la ventana y ahí estaba el viejo wolsvagen gol rojo de Jacob.
Me dirigí hacia la puerta, en cuanto lo vi, las lágrimas aparecieron en mi rostro, fue algo incontrolable
El me abrazo, tan fuerte que casi podía perderme en su pecho, en sus brazos. Era lo que necesitaba un abrazo que me trajera a la realidad. Que me transportara lejos de mis obligaciones.
-¿Qué ocurre?- se apresuro a decir, mientras secaba mis lágrimas, el contacto de sus dedos calientes en mi rostro, era notorio, de a poco su temperatura iba aumentando y podía dar cuenta de eso.- No llores
- Te dije que no era necesario que vengas.- no precisaba despedirme de él, no quería.
- Como no hacerlo, si me llamas en un llanto.- mientras me abrazaba en el lumbral de la casa, aparece por detrás mi padre que lo invita a pasar.-
- Nehuen, pasa.- hizo una pausa, a lo que sonrío de forma casi inesperada mas con la situación que se estaba llevando acabo.- dile a Jacob que baje del auto.-
Corrió hacia el auto, desde donde estaba podía ver como le suplicaba su padre para que entrara a la casa. Amadahy no se negó en lo absoluto
Luego de un buen rato, Jacob y Amadahy ya estaba instalado en la sala junto a mi padre y mi madre.
Amadahy no paraba de hablar con mi madre, sabia que ambas se extrañaban y que les llevaría tiempo ponerse al día de lo que les sucedía.
Jacob estaba sentado como una gacela, veía en su rostro desconfianza esa misma que siempre traía al ver a mi familia. El paso del tiempo no le había quitado ese sentimiento reprimido.
Sin embargo seguía siendo cortes y por respeto a Amadahy entablo conversación con mi padre.
Mientras ellos platicaban de sus vidas, decidí llevar a Nehuen a la parte trasera de la casa, quería contarle lo que había ocurrido
Lo mire y el me siguió
- Debo, marcharme- dije
- Pero ¿Por qué?.-
- Martín, esta muy grave y debo viajar a verlo.- sus ojos se crisparon, pude ver sin fin de sensaciones.-
- Al parecer todavía sientes algo, por él, algo te ata a él.-
- No, déjame explicarte.-
- No tienes nada que explicar, al fin de cuenta no somos nada, recuerda que tan solo somos amigos.- esa aclaración me atravesó al medio
- No digas eso.-
- Ve con tu amiguito, creo que aquí estoy de más.- su enojo era casi evidente, mi pronta despedida le había causado más que un simple enojo.
Pude ver como sus ojos se llenaban de furia, de celos.
Se dio media vuelta y se alejo de mí.
Me dejo con ese sabor amargo en la boca, por eso no quería que el viniera, no quería una despedida
Lo seguí hasta adentro, pero fue tarde ya se había despedido de mi madre y mi padre. Se marcho y me dejo con la palabra en la mano, con la explicación adecuada.


(Nehuen)

Me ví como un perfecto idiota, burlado por ella. Tanto amor que profesaba tenerme, y cualquier escusa era perfecta para irse.
Pero esta no era cualquiera, al parecer Martín le interesaba mas de lo que me había dicho, me había mentido.
Preferí quedarme, con la confesión que tenia antes de parecer un estupido frente a ella diciendo que la amaba.
Era mejor así

5 comentarios:

Daniela Lautner Black ♥♥♥♥♥♥ dijo...

noooooo Nehuen eres igualito a tu padre de celoso no seras lobo pero te domina la misma ira que a ellos¡¡¡¡ porque no escuchar la explicación de Muriel? ahora que va a pasar????
con el amor que Nehuen comenzaba a sentir por Muriel? y con Martín? woooow cuando el próximo capitulo???????

javier dijo...

hola!

me gusta tu blog! tengo un blog de traducción de canciones, pásate si quieres, y le hechas un vistazo! http://traduccion-de-canciones.blogspot.com/

Gracias!

Anónimo dijo...

NOOOOOOOOOOOOO NEHUENNNNNNNNN NO TE VAYAAAAAAAASSSSSSSSSSSSSSSS!!!!!!!!!!!!!! sin nunguna duda es igual a jacob!! por dios!! pobre Muriel, pobre Nehuen, MALDITO SEAS MARTIN!!!jajaja me encanto!!!! ya quiero que publiques los proximos capitulos asi sacarme esta ansiedad dios!!!
besos

Celeste

paula lopez dijo...

ooohhhhhh....y se subio a la moto nomass..!!! y no se bajo mas...jajajaj nehuen se enojo abusamente,,jajja pobre mi amorr..!!! porque es tan dificil decir q amas a alguien..??? porque si se supone q debe ser lo mas facil del mundooo...q barbarooooo...
queria que hubiera mas parte de nehuen explicando como se sentia...supongo que lo leeremos en el otro capitulo..!!!
y al finalll...el amor aparece...crecee...y no lo puede decir..!! pobreee...
me encanto este capituloo..
mjuy lindo natyyy
besos enormes amigaa.!!!
te kierooooo :D

adriana lautner black dijo...

pobrecito que triste nata :(

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...