Pages

24/7/10

Un Amor de Verano... Capitulo 1


(Espero que les guste... el primer capitulo de tres. La imagen la hizo mi amiga Daiana.)



El verano había llegado, los días de calor eran sofocantes a veces no se podía respirar del agobiante ambiente en Pittsburgh
Una vez dado el estado del tiempo en donde vivo debo presentarme.
Hola mi nombre es Anabella, tengo 18 años y una vida muy aburrida, muy monótona, de la escuela a mi casa, en pocas ocasiones salgo con mi novio, Jack , pero nuestra relación siempre ah sido mas de amigos que lo yo llamaría “novios”.
Fuimos amigos cuando éramos pequeños, el siempre quería algo mas que amistad pero yo me negaba a sus suplicas, no quería herirlo ya que no sentía lo mismo que él. Pero después de tanto insistir a que tengamos una primera cita, pues dije que si y hemos sido novios desde entonces.
El ultimo año de la preparatoria llego y con el también se fue desgastando aquella relación. No voy a mentirles, nunca había estado enamorada de él, solo me agradaba demasiado. El era muy insistente en seguir con la relación pero yo había decidido darle un corte definitivo. Jack era muy tenaz y me visitaba a diario en la cafetería donde yo trabajaba.
Cuando termine la escuela mis calificaciones, no eran del todo buenas como para llegar a tener la beca para mis estudios universitarios, por eso había decidido trabajar y ahorrar algo de dinero para matricularme el año siguiente. Por las mañanas trabajaba en el Café & Restaurante de la esquina del boulevard y por las noches estudiaba para los exámenes de ingreso que se llevarían a cabo en el mes de octubre.
Mi vida estaba inclinada solamente a estudiar y trabajar e irme lejos del pueblo que me había visto crecer.
Mi mejor amiga Sofía, me criticaba por que no salía de mi casa, ya no asistía a fiestas, ni mucho menos al cine, incluso ya no iba casi nunca a su casa los días viernes que antes era la regla numero uno en mi agenda “Viernes noche de películas en casa de Sofi”. Si antes dije que mi vida era aburrida, creo que me quedaba corta. Cero vida social. Pero las siguientes semanas cambiarían mi vida por completo.
Esa mañana me levante como todas, tome una ducha me aliste y salí corriendo de mi casa, mi madre gritaba por que no había desayunado, pero si lo hacia llegaría tarde ya que me había quedado dormida.
Mientras caminaba hacia mi trabajo, el transito era un caos cada paso que hacia se hacia interminable. Demasiado alboroto en todos lados, algo extraño para esta época del año. La últimas cuadras hasta llegar a la cafetería se estaban haciendo interminables. Justo antes de cruzar la esquina vi algo que me puso la piel de gallina.
Gritos y más gritos de mujeres por todos lados, policía rodeando una cadena de periodistas y una multitud enorme de chicas. Yo realmente no entendía nada y para todo esto me interrumpían el paso ya estaba llegando demasiado tarde, así que apure el trote y ahí lo vi. Un chico de mi edad, muy hermoso aunque solo lo había visto de lejos. Solo podía ver su reluciente sonrisa que era depositada en cada una de las mujeres que clamaban su atención a gritos. En cierta forma me llamo la atención por que no lo conocía y me hubiera gustado acercarme para ver quien era pero mis obligaciones eran la prioridad en mi vida.
Por un momento sentí pena por él, al ver como miles y miles de chicas tironeaban de el, dispuestas a llevarse un trozo de él como recuerdo. Aunque los dos guardaespaldas ropero que tenia a su lado, evadían cada contacto físico con el muchacho.

Corrí y corrí dando batalla al tiempo en una ardua carrera entre mi reloj y mis pobres piernas, por suerte no había llegado Mike, encargado del café
De modo tal que podría dar descanso a mis pies y desayunar algo antes de empezar con las tareas
El pueblo estaba algo agitado demasiado para mi gusto. En primer lugar el suceso de camino al trabajo y la multitud de periodistas que asechaban cada rincón del boulevard
Seguí sirviendo los desayunos de todos los habitúes del lugar, trataba de poner mi mente en orden, pero era imposible desviar mis pensamientos a la concentración de atender mesas, limpiar aquello que dejaban y centrarme en los pedidos que la gente hacia. Se me hacia imposible no pensar en él, no sabia quien era pero había atrapado todo mi atención.
Mike ese día llego algo tarde, mucho no pudimos conversar. Solo un par de miradas de atención hacia mí.
Llegado el mediodía, como de costumbre me detenía a comer algo para luego seguir trabajando. Como todos los días Sofía, mi mejor amiga venia a visitarme, una chica algo extraña, pero súper buena, muchas veces pecaba de algo inocente en sus comentarios. Éramos amigas desde pequeñas, estábamos tan unidas como si fuéramos hermanas.
Vivíamos una en frente de la otra y habíamos compartido gran parte de nuestra crianza, secretos, amores ocultos, todo aquello que os pueden imaginar
Mientras me preparaba un emparedado, en la cocina, en mi media hora de descanso escuche la voz de mi amiga, que entraba desaforadamente, como si tuviera algo sumamente importante para contarme, tanto que no aguantara y entrara gritando, quedando en ridículo ante decena de personas comiendo en el salón.
Claro que a Mike no le sorprendía en lo más mínimo, sabia como era Sofi algo exagerada y verborragia.
-Anabella.- gritaba mi nombre sin parar
-¿Qué te pasa?- deseaba que dejara de gritar.- Cálmate
-Es que no puedo, Ana.- decía mientras no paraba de mover sus manos como si estuviera por entrar en un tipo de Shock emocional.
- Que es eso tan importante que te deja casi sin aliento, te vas a desmayar amiga. Me estas preocupando.- debía ponerle un freno a sus estallido de felicidad, quería comprender que le ocurría
- Acaso en que mundo vives, Ana. – yo creía que vivía en el mismo que el de ella, pero algo parecía decirme que no. –
-En el mismo que vives tú, donde más.-
- No creo, sino, no estarías tan tranquila. –
-Me estas asustando.- seguía si decirme que le sucedía solo se limitaba a respirar algo nerviosa, eso me impacientaba aun mas
- Bueno como veo que realmente vives en un frasco de conservas, pasare a informarte que el alboroto que hay es por que un actor de la Saga Twilight esta aquí filmando una película.- entonces comprendí por que había tanto revuelo en el pueblo.
-¿Quien?- realmente no sabia de que demonios me estaba hablando, ¿Qué saga?, ¿Qué actor?-
-Taylor Lautner, ¿Cómo no lo conoces?- ¿realmente debía conocerlo? Me pregunte a mi misma. – sigues sin darte cuenta quien es, ¿Verdad?-
-Si, tanto se nota, aunque pensándolo bien entonces el muchacho que vi esta mañana era él.
-Lo viste, no lo puedo creer y estas tan tranquila.- evidentemente significaba mucho mas para ella que para mi, a mi solo me había parecido atractivo desde mi lejana, pero corta distancia. -Bueno es el actor que interpreta al hombre lobo en la película… ¿te acuerdas de la saga que eh estado leyendo?- ahí recordé, algo de unos vampiros que Sofi me había estado contando, pero con tanta locura en mi cabeza estos últimos meses, entre tanto estudio y cero tiempo de vida social. Había olvidado que ella misma me había prestado los libros para que lo ojeara después del frenesí que le produjo leerlos. También recordé como ella amaba al personaje del Vampiro que ahora no recordaba el nombre y mucho menos al actor que daba vida a ese personaje que ella tanto me hablaba hasta a veces hartarme.
- Ah.- solo eso pude responder.- ¿ese es el actor que te gusta?- no estaba segura si también le gustaba este tío también.
-No, que va, Ana. A mi me gusta Robert Pattinson, aunque no puedo dejar de negar que el cuerpo de Taylor es terriblemente Hot!- enseguida me empecé a reír sin parar, por la forma en que se había dirigido al cuerpo del pobre muchacho que había visto esta mañana
- ¿Así que tiene buen cuerpo?- dije, después de todo yo no sabia de su existencia, por primera vez en mi vida me sentí totalmente fuera de orbita, al escuchar a mi amiga hablar de él.
- Si, no te das una idea de lo lindo que es, pero no hay nada más perfecto que mi Robert.- No sabia si el tal Robert era perfecto, pero lo que si sabia que él, Taylor, se había robado mi corazón desde el primer escaso minuto que lo vi.
Las charlas continuaron, mientras yo servia los almuerzos, ella seguía alucinando con la nueva visita en el pueblo.
Mi amiga, estaba en la barra mientras esperaba que terminara mi turno para poder marcharnos. Mientras estaba de espalda tomando el pedido de un nuevo cliente, mi amiga empezó a chistarme como queriendo llamar la atención nuevamente. Me ponía algo nerviosa la situación, no le di mucha importancia a su excesivo llamado de atención y continúe trabajando. En ese momento la cafetería estaba llena de gente, me acerque a tomar el pedido del ultimo cliente que había ingresado hacia unos instantes, su rostro se me hacia conocido.
-Hola puedo tomar tu orden.- dije mientras el muchacho levantaba la cabeza para fijar sus ojos en mi, en ese momento reconocí esa mirada. Esos ojos café y esa brillante sonrisa era él. El dueño de mi corazón el famoso “Taylor Lautner” que tanto hablaba mi amiga.
-Si, por favor, me traerías un café.- nuevamente volvió a mirarme y su mirada era algo más que una simple mirada, muy profunda casi penetrante.- te molestaría
Decirme tu nombre.- me quede algo petrificada, él estaba interesado en mi. Luego pensé -“Anabella no seas entupida solo te pregunta tu nombre por siempre cortesía… contesta y vete, seguro ya noto mi rostro púrpura de la vergüenza … esta sonriendo dios no puede ser tan perfecto..” aclare mi voz y conteste.-
-Si, claro, mi nombre es Anabella.- mi rostro estaba caliente de tanta sangre agrupada en el, las piernas me temblaban, el estomago me daba vueltas, algo que jamás había sentido. Ni por Jack me había sentido así.
-Un gusto, Anabella, mi nombre es Taylor.- hizo su presentación a lo que me dio la mano, yo la tome sin pensarlo. Era tan calido, tan amoroso, el solo sonrío a mi cara de entupida.- ¿Puedo decirte algo?.- me dijo , él podría decirme cualquier cosa, en ese momento me había olvidado de todo. Mi atención estaba puesta en su enorme sonrisa en sus ojos, en el más mínimo detalle de su perfecto rostro.
-Si, claro.- dije con la voz algo temblorosa.
-Todas las chicas de Pittsburgh, son tan hermosas como tú.- encima de amable, era dulce, era el hombre perfecto, no sabia que responderle la vergüenza se había adueñado de mi cuerpo y mas aun de mi rostro.- perdona si fui algo inapropiado, en decirte esto, espero que no te moleste, pero es real eres muy bonita.- dios, algo mas y mi cuerpo caería ahí dispuesta a ser rescatada por el. Que le diría yo a él, “eres bonito también, me encanta tu sonrisa, eres hermoso, quieres salir conmigo”, mis pensamientos corrían a velocidad luz y él esperaba una respuesta.
-No, no me molesta.- dije y mi voz seguía algo temblorosa.- gracias.- respondí y me di media vuelta antes de cometer alguna estupidez que arruine el momento.

Sofi estaba, con los ojos totalmente desorbitados, con cara de asombro. Me acerco a ella y no hizo otra cosa de tirar de mi brazo y arrastrarme hasta la parte trasera de la cocina como si tuviera un secreto que contarme.
-Ana, ¡¡es él!!-repetía una y otra vez
-lo se, lo se.- era lo único que salía de mi boca.
-Que tanto estuvieron hablando.- al parecer Sofi había notado la pregunta
-Me pregunto mi nombre.- estaba dura, no sabía si era algo real o solo un sueño, quizá era una imaginación mía. Pero cuando lo vi levantar sus ojos y depositar esa mirada en mi, vi en él algo diferente, nadie me había mirado así, va si Jack
-Waoouu!!. Te pidió tu nombre, y me supongo que le respondiste.-
-Si, no quería ser descortés.-
-OMG!!. Ve corriendo pídele un autógrafo, una foto, algo por favor.-
-No, déjalo en paz, no lo molestes, me da pena.- él parecía tan tranquilo, y gozando de su tiempo, me parecía un despropósito molestarlo en su rato libre.-
-Vamos Ana, por favor hazlo por mi.- su cara de suplica era igual a la de mi perro Sam cuando pedía comida.- ¡por favor!
En ese momento llego mi único salvador.
-Ana, el muchacho de la mesa 5 esta preguntando por ti .- al parecer si se había aprendido mi nombre.- no descuides los clientes, ya sabes que no hay problema que Sofía venga aquí, en tus descansos pero no debe distraerte de tus ocupaciones.- Mike no era un tipo malo, es mas era muy comprensivo conmigo
-Lo siento, Mike ya voy. – dije y solté a Sofi que aun me sujetaba del brazo
Me aproxime al salón y ya había dos mujeres, pidiéndole autógrafos y fotos. Estaba algo incomodo pero igual era amable con las dos fans que estaba prendidas de su cuello. Me acerque a él para ver que precisaba, las fans ya se habían marchado luego que sus guardaespaldas las quitaran de allí
-El encargado me dijo que me ah llamado.- no sabia si mirarlo a los ojos, era realmente hermoso , otra vez volvió a fijar sus ojos en mi y yo sentía otra vez aquel sentimiento de vergüenza, a lo que el solo me sonrío dejando entrever su hermosa dentadura, quede petrificada ante tanta perfección, otra vez volvio el sentimiento de ausencia de tiempo en el espacio solo él y yo. Por ese instante me olvide de todo , de mis estudios, de Sofía, de los clientes , de Mike
Solo sentía que estaba él y yo en el salón del restaurante, no escuchaba otra voz que no fuera la suya, solo podía mirar un punto ciego en la mesa, no me atrevía a levantar la vista de la vergüenza que se había instalado en mi rostro. Sentía como la sangre se había agrupado en mi cara
-¿Eres de por aquí?.- me pregunto como si realmente estuviera interesado en mi, si Sofía escuchara eso se moriría de envidia aunque ella profesaba amor hacia su Robert como decía ella. Era algo inimaginable, yo no era una fans de sus trabajos es más, solo podía verlo a los ojos, como un hombre, no como una figura conocida. Realmente me había quedado prendada de su mirada. Solo lo mire y respondí con algo de timidez a la pregunta que me había echo hacia unos minutos.
-Si, soy de aquí.- asentí con la cabeza a la misma vez que largue esas pocas palabras, algo nerviosa
-Perdona que te pregunte.- dijo tímidamente como pidiendo disculpa por una insignificante pregunta.- es que me gustaría conocer la zona, va si no te molesta, podría pasar por ti cuando termines de trabajar.- mi rostro quedo perplejo si algo no imaginaba era esto, era el sueño de cualquier fan. Como podía decirle no, al final era real le parecía linda, no lo dijo por solo cortesía, estaba interesado en conocerme.
-Si , esta bien.- dije algo apresurada a responder tenia miedo que se arrepintiera
-Bueno entonces a que hora puedo venir por ti.- por un segundo, pensé en decirle que no. Pero realmente me interesaba conocerlo, yo podía sentir que este chico era mucho mas que un cuerpo bonito, Sofía lo veía así , en cambio yo solo lo miraba como un chico mas aunque en mi interior algo me decía debía seguir adelante.
Sin mucho titubear sobre la decicion que debía tomar le dije que pase cerca de las 21:00 hs
Me despedí de la mesa y seguí como si nunca hubiera pasado nada, seguí atendiendo y cada dos por tres daba vuelta para mirar hacia la mesa 5 quería asegurarme que eso no era un sueño, que era real. Él solo depositaba sonrisas , solo bajaba la mirada pero algo me decía que debía volver a mirar y ahí estaban de nuevo sus ojos clavados en mí
Mientras caminaba hacia la barra a dejar los pedidos, pensaba “Un actor de Hollywood me ah pedido una cita”
Sofía estaba totalmente fuera de si, no paraba de gritar a tras en la cocina, por suerte Taylor ya se había marchado, pero antes se despidió de mi alzando la mano en señal de saludo.
Mi amiga seguía dando un espectáculo bastante deplorable, tanto que me daba algo de vergüenza
Me moría por dentro, los nervios se habían instalado en mi, primero que no llevaba la ropa adecuada para salir con un chico tan lindo como él. Mi amiga no paraba de hablar de todas las cosas que debía preguntarle, a mi no me interesaba el tras fondo de las películas de la dicha saga, ni mucho menos si le había gustado el beso con la protagonista, y peor aun si se llevaba bien con Robert, yo quería conocerlo a él, como persona, no como actor.
Cuando mis pensamientos volaban tan alto como para estrellarme contra el suelo, me llamo Jack, creo que esa fue la mejor manera de caer a tierra. Solo era una llamada mas quería saber como me encontraba además me aviso que no pasaría por el café como solía hacer todos los días, a pesar de ya no ser novios el insistía con seguir en contacto, eso me tranquilizo ya que por lo menos me ahorraría las expiraciones de con quien saldría .
Apure todo lo que me quedaba por hacer, Sofía estaba algo inquieta no paraba de alucinar con todo lo que debía decirle. Hasta que tuve que decirle basta que ya dejara de sus locuras, que quizá el se arrepentiría a ultimo momento, que no era gran cosa. Aunque por dentro moría de tanto nerviosismo.
Suplique a Mike que me dejara salir una hora antes, quería ducharme y ponerme algo apropiado.
Después de tanto darle vuelta al asunto y los pedidos desesperados de Sofi a Mike me dejo irme, tome mi bolso y salí corriendo tanto que Mike marco por mí, la salida.
Llegue a mi casa y empecé a pensar que debía usar para esa noche, no sabia, Sofía me daba sus puntos de vista.
-El vestido de nuestra graduación.- solo hizo falta que la mire para que rápidamente diera un paso atrás, ese vestido era horrible.- unos jeans y una playera.- si podría ser lo apropiado ya que no era nada formal, es mas tampoco sabia donde llevarlo para que conozca.
-Eso podría ser un conjunto apropiado.- tome todo lo que precisaba y corrí a ducharme solo me restaba un par de minutos para vestirme arreglarme y volver a la puerta del café donde habíamos quedado.
Me arregle lo mas rápido posible, apenas me pinte no quería parecer una desesperada, tampoco era mi estilo ser demasiado llamativa. La playera que traía era de color lavanda, con un pequeño escote, un jeans gastado y unas pequeñas chatitas negras, algo cómodo ya que seguro caminaríamos. Si se llegaba a poder, después de todo me había olvidado que el no era un chico normal, era demasiado conocido como para pasar desapercibido.
Sofi se despidió, en la puerta del café, mientras yo suplicaba que todo sea real.
Cuando de golpe aparco un auto negro, hermoso, algo llamativo para la zona. Yo estaba completamente nerviosa , mis piernas no paraban de temblar, me sudaban las manos, en ese momento tenia ganas de salir corriendo, pero apreté las manos y me dije a mi misma que era la oportunidad de mi vida.
Si pensarlo un instante, él bajo del auto para tener nuestro primer encuentro, hice un paneo rápido y así ver como estaba vestido, no podía a ver elegido mejor atuendo, una playera blanca, con unos jeans oscuros y una chamarra de cuero muy ceñida a su cuerpo. Se aproximo a mi y yo no me atrevía a mirarlo me ponía sumamente nerviosa. Estaba tan hermoso, y olía tan delicioso, me palpitaba tanto el corazón que creía que pronto salida de mí dejando mi cuerpo en sus brazos por el desmayo.
-Estas hermosa.- me dijo, tan amable y cortes , solo podía sonreír a su halago , a él la palabra hermoso le quedaba corto.
- Gracias, realmente no sabia que ponerme.- estaba tan nerviosa que sentía como me podía temblar las rodillas, en cualquier momento caería ahí mismo.
-Estas perfecta.- seguía halagándome, siempre con una hermosa sonrisa clavada en su rostro difícil de olvidar.- bueno dime a donde me llevaras.- yo no tenia ni la mas remota idea donde podría llevarlo que no le pareciera aburrido, después de todo era un famoso, seguro estaba acostumbrado a grandes lujos.-
-No se, que te gustaría hacer . – le pregunte después de todo aun no lo conocía .
- Lo que tú quieras, mientras sea divertido y sin guardaespaldas seria perfecto.-
- ¿Te gusta jugar al Bowling?.- pregunte sin duda era algo divertido para mi
- Seria genial , si me encanta.- dijo mientras abría la puerta del auto. Subí, él rápidamente subió a la parte del conductor. – guíame por que no se donde queda.- lo fui guiando por donde ir, cuando me di cuenta nos seguía un auto, de seguro eran periodistas, realmente no me gustaría vivir su vida. No tenía un minuto de soledad, de paz. Al ver mi rostro de pánico. Solo sonrío
- Esto es algo normal en mi vida, no los evado por que si lo hago se que Serra peor, mañana se preguntaran con quien eh estado. Eso es lo único que me molesta el no poder tener intimidad. – me daba cuenta que jamás podría vivir su vida. Era terrible para cualquiera estar dispuesto a ser hostigado las 24 horas del día.- nunca te terminas de acostumbrar a la fama. –
- Te tengo que confesar algo, que hasta me da mucha pena y algo de vergüenza.- no tenia la cara para mirarlo quizá creería que era una entupida.
-No hace falta que me digas nada.- dijo mientras se reía
-Es que yo debo decirte que no te conocía, ósea no sabia que eras famoso, si, lo se vivo en un frasco, no te ofendas pero es que eh estado tan metida en mi mundo que no me eh permitido vivir al menos un poco.
-Es que eso fue lo que me intereso cuando te vi, no te pusiste a gritar o a llorar, eso me da mucha pena por que no se como debo manejar la situación. No se si abrazarlas o decirles que no lloren, es algo confuso, jamás me imagine que alguien lloraría al verme.- realmente pude ver en sus ojos la preocupación que expresaba
-No puedo imaginar la situación, lo que si puedo es agradecerte que me hallas invitado a salir.- estaba feliz de que él me confíe sus pensamientos, me daba mas oportunidad de conocerlo. Llegamos al establecimiento y el auto, que nos seguía, aparco unos metros detrás de nosotros. Por mi parte estaba por bajar, pero Taylor me detuvo.
-Espera yo te abro la puerta, Ana.- Jamás en mi vida alguien había sido tan caballero conmigo mucho menos Jack, que había sido mi novio.
Descendió del automóvil y me abrió la puerta. Caminamos juntos hasta la entrada
Ingresamos y rápidamente localizamos una pista libre, nos cambiamos el calzados y fuimos directo a divertirnos por un rato. Pedimos unas bebidas y comenzamos a jugar
Yo no era muy buena en el asunto, pero si me divertía mucho, Tay era todo un experto en el juego, yo lo aplaudía por cada chuza que hacia y el me devolvía el mismo gesto cuando lograba tener suerte. Entre jugo y juego, la conversación siguió su curso, desde temas tan comunes como cuales eran nuestros gustos musicales, libros, películas, actores que él admiraba y hasta me di el atrevimiento de hablar de algunos actores que a mi me gustaban. El era muy simpático y se reía con cada anécdota que contaba acerca de mi aburrida vida.
Como era de esperarse no pude evadir el tema y le tuve que pedir el autógrafo que Sofi me había implorado.
-Perdona que te moleste, pero te molestaría darme un autógrafo, para Sofía mi amiga, es una de tus admiradoras. Aunque a ella le gusta Robert.-
-Si, claro no hay problema. ¿Así que le gusta Robert?.- dijo mientras se reía y sacaba de su bolsillo un bolígrafo. En ese momento pensé este chico siempre esta listo para sus fans.
-Si, ella lo llama “Su Robert”.- dije y me eche a reír, Sofi era algo territorial a veces eso me causaba algo de gracia.
-Robert , es un buen chico, realmente me cae súper, es muy gracioso.- dijo mientras firmaba el autógrafo
-¿No te cansas de firmar tantos autógrafos por día?.- yo si fuera él estaría agotada
- No, me molesta, es algo que les debo a las miles de chicas que a veces me esperan, es muy loco el fanatismo por la saga, veo muchas chicas que hacen cosas increíbles por sus Team como le dicen.- sin duda era tan amable no cabía duda, me dejaba con la boca abierta. Me devolvió el trozo de papel donde estaba su firma.
- Te puedo hacer una pregunta.- me dijo.
-Si claro, lo que quieras.- dije
- Estas saliendo con alguien.- mi rostro fue casi de asombro ante esta pregunta. -perdóname si es que te incomode con mi pregunta
-No, me incomoda, en lo absoluto, pues estoy sola, hace unos meses podía decir todo lo contrario pero hoy no estoy saliendo con nadie. ¿Por qué me preguntas?.- después de todo me gustaría saber
- Por solo curiosidad, realmente se me hace difícil creer que te encuentres sola , eres muy linda para no estar con alguien que te quiera, al menos yo no te dejaría sola nunca.- en ese momento el nerviosismo apareció, la sangre se volvió a agrupar en mi rostro, era tan hermoso, no podía parar de mirarlo, si en ese momento hubiera estado con otro chico quizá lo hubiera besado, pero con él era todo diferente, sentía que si lo hacia arruinaría la noche.
-Gracias.- era lo único que podía decir.
-Solo digo la verdad, me gustaría volver a verte, si es que tú quieres, ¿No?- como no querer volver a verlo, creo que en mi rostro podía ver toda la evidencia de que en menos de un día él ya tenia mi corazón.
En todos estos años jamás había sentido esta clase de sentimientos por un perfecto desconocido.
-Claro que si, me encantaría. Espero que puedas quedarte por mucho tiempo mas aquí.- después de todo sabia que el solo estaría aquí para filmar su película.
-Estaré por aquí un mes, o quizá un poco más, todo de pende de el tiempo que nos lleven las tomas. Pero a si y todo el tiempo que este aquí me gustaría compartirlo contigo, va si no te molesta.- dios mío, estaba alucinando, o él estaba muy interesado en mi. Era un sueño, debería pellizcarme para despertar. Pero era tan lindo soñar con él si en realidad lo fuese.
-Molestarme, eso jamás.- quizá fui un poco exagerada en contestar pero era real, me fascinaba la idea de llegar a conocerlo algo mas.
-Me alegro, que te guste la idea.- y sin pensado se acerco tanto a mí que podía sentir su respiración, sin dar muchas vueltas al asunto me robo aquel beso que yo esperaba.

9 comentarios:

Anónimo dijo...

M-E E-N-C-A-N-T-A!!!!!

Anónimo dijo...

M-E..E-N-C-A-N-T-O!!!!!!
cuando publicas el otro!!!

adriana dijo...

me fascino es perfecto todo acalnce a sentir lo que anabella sentia ..esque no puede ser mas perfecto la mesa 5 sera mi preferida de hoy en adelnate! y vestire una camiseta lavanda aver si un dia me pasa algo asi con El jaja me fascina no veo la hora de aber que pasara con el beso lo amo lo amo lo amo!

nancy_chanchis dijo...

awwwwwwwwwwww mw enkanto!!!!
ezta zuper !
me metii tanto en el perzonaje cazii lloro de la emoziion!
ojala k ezo0 me pazara a mii!
ezcriibez muy biien amiiga!1
ya anziio leer el segundo0!

Lyza dijo...

ke la bese ke la bese .... ufff me muero si me pasa algo asi

Anónimo dijo...

Me reencanta..........esta super genial!!!!!!

paula lopez dijo...

AMIGAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA..!!!!
TE PASASTE CON ESTE PRIMER CAPITULOOOO..NO SABIA QUE LA HISTORIA QUE ESCRIBIRIAS SERIA ASIII.,..TAN REALLL...TAN VERDADERAA..
MI VIDAA...CASI MUERO DE AMORR CON NUESTRO TAYY...
ASI LO HACES VER MAS REAL, MAS HUMANO MAS CARIÑOSO Y MAS HERMOSO DE LO QUE YA ESS..!!!
MIRA SI ESTO NOS PASARA A NOSOTRASSS..???
JAJAJA..POBRE DE NUESTROS CORAZONESS..!!
QUEDARIAN CONGELADOS EN ESE MISMO MOMENTO DEL PARO QUE NOS DAA..!! JAJAJAJA

BESOSSSS NATYYYY...TE KIEROOOO..
Y LA HISTORIA ME ENCANTAA..!!

adriana dijo...

fue un viaje a mis fantasias! me dejo muda me rei me ilucione y me senti ella me encanta Nata no veo la hora de leer la continuacion! TKM.adri

xena ♥♥♥♥♥♥ dijo...

ahhhhhhhhhhhhhhhh le robo un beso su primer beso maravillosooooooooooooooooooooooooooo

Daniela Lautner Black

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...