Pages

11/8/10

Destinos Entrelazados: Capitulo 1 "El Reencuentro"





Gracias a todas .. por seguir confiando en esta historia que nacio hace 6 meses atras!!!! espero que esta nueva historia les guste!!!
dejo mi mail , para que ustedes hagan sus sujerencias, consultas lo que quieran!! con gusto contestare a cada uno de sus mails!!!
(Amadahy_Black@Hotmail.com)

(Amadahy)

Pasaron 14 años, Nehuen era todo un hombrecito, súper responsable por sus quehaceres a la hora del estudio. Tenia muchísimos amigos en la escuela de la reserva, durante el día se la pasaba en la vieja casa de Jacob donde todavía mantenía el taller. Ayudaba a su padre en reparar los autos, y aprovechaba su tiempo en jugar con Seth que a pesar de ser mayor que él todavía conservaba su apariencia de niño, como bien se sabe los lobos no envejecen mientras sigan cambiando de fase, y eso era algo que seguía ocurriendo ya que los Cullen se iban y volvían con frecuencia.
Hacia un tiempo que no recibía cartas de Zoe, pero sabía que se encontraban bien, ya que las ultimas cartas que había recibido me contaba como viajaban por el mundo. Sus vidas eran ahora mucho mas tranquilas desde que las Ruget ya no regían como las poderosas vampiras que solían ser.
Mucho no sabia al respecto de la historia sobre aquellas chupasangres que tiempo atrás habían tenido problemas con nosotros y su familia.
A menudo le enviaba cartas a un apartado postal, pero las respuestas siempre llegaban algo tarde. Las ultimas fotos que le había enviado de la manada y de Nehuen databan de hacia unos 5 años, ella por su parte casi nunca me enviaba fotos de Muriel, pero suponía que se había convertido en una adolescente hermosa, para la fecha que corría ya tendría 16 años. Toda una mujercita
Nehuen todavía no había adoptado la forma lobuna, era algo sorprendente debido a su edad y teniendo en cuenta que los Cullen iban y venían a su antojo quizá, él no había heredado los genes, eso a Jacob lo tranquilizaba.
Yo por mi parte de vez en cuando seguía tomando mi forma lobuna para no perder la costumbre.
Esa tarde, Nehuen se quedo en casa ya que tenia muchísima tarea del colegio y Jacob lo había puesto a que la termine. Yo estaba en la cocina preparando su merienda, no era un lobo pero comía como tal. Jake y Nehuen eran un presupuesto en comida.
La puerta sonó dos veces, Nehuen que se encontraba en la sala, encontró la escusa perfecta para abandonar sus estudios y dirigirse a la puerta, al abrirla solo pude escuchar una vos femenina que exclamaba su nombre. “Nehuen”.
Salí despavorida de la cocina y solo pude ver como una niña de cabello rubio colgaba del cuello de mi hijo.
El atónito por la reacción de esta persona desconocida, la empujo y ahí pude ver su rostro, mantenía las mismas facciones, era tan bella como cuando aun era una niña de 2 años, esos ojos celestes que eran portales del alma. No era otra que Muriel.
(Nehuen)
Sus gritos, me dejaban algo sordo, su voz chillona era algo insoportable, lo que estaba seguro era que no la conocía, pero ella profesaba conocerme ya que no paraba de repetir mi nombre una y otra vez, a lo que hizo luego de abrazarme sin dar mucha explicación.
Lo único que pude hacer fue apartarla de mí inmediatamente, esta chica estaba algo loca. Mi madre la miraba como si la conociera, sus ojos perplejos era el perfecto ejemplo
-Muriel, ¿Eres tú?- dijo mi madre algo asombrada
-Si, Ama, soy yo.- la niña rubia y blanca como la misma nieve salto a los brazos de mi madre, yo me permanecía algo distante.- Veo que Nehuen no me reconoce.-
-Es que eso seria algo absurdo, dado que nunca te ah visto.- por fin mi madre decía algo que era realmente real
-Si, entiendo, pero se que el tiempo me dirá lo contrario.-
-Pero dime ¿Has venido sola, o con tu madre?- sin duda mi madre si conocía a la muchacha.
-Veo que tienen de que hablar, me marcho a lo de Billy.- sin duda, era mi escusa perfecta, mientras ellas conversaban yo podría escapar de mis obligaciones.
-No te marches, Nehuen, eh venido desde muy lejos para verte.- sus ojos se posaban en mí como si me estuviera examinando, eso me impacientaba, pero creo que me molestaba aun más, el no conocerla
-Jovencito, tu no iras a ninguna parte, debes terminar tus deberes.- solamente mire a mi madre con algo de enojo como haciéndole saber que me estaba haciendo pasar vergüenza.- Muriel es hija de Zoe, recuerdas que te conté mi amiga…- mi madre hizo una pausa
-Ah, si claro la chupasangre.- dije mientras las extraña niña volvía a fijar sus ojos en mi, esta vez ya no tan compasiva como antes, esta vez tenia algo de rabia contenida.-
-Nehuen, no hables así.- dijo mi madre
-Así ¿Cómo?, papa los llama así, al igual que el resto de los muchachos.- mi padre tenia una especie de desagrado hacia cierta familia que vivía cerca de la reserva, los Cullen.-
-No te enfades con él, Amadahy.- dijo mientras, de su rostro salía una sonrisa.- estoy segura que el cambiara de opinión muy pronto.-
-Lo veo algo difícil, después de todo por culpa de tu familia mi padre y el resto de los muchachos, adoptan forma lobuna.- ellos sentía como si fuera una maldición, al menos mi padre. Mi madre amaba cambiar de fase, claro que ya no lo hacia tan seguido
Por mi parte esa suerte no había llegado a mi puerta, parecía que el linaje de la familia Black y Aki no estaba en mis venas, eso me enfadaba demasiado.-Aunque pensándolo bien no veo la hora de pertenecer a la manada, así no tendré que hacer, los malditos cálculos.-
-Nehuen, tu boca.- ya tenia que regáñame, mi madre era algo castradora, no me dejaba ni a sol ni a sombra, en cambio mi padre era diferente. Era como si fuera un amigo.- No creas que por ser lobo, te libraras de tus quehaceres, pregúntale a Seth si el pudo.- pobre Seth, pensé por un momento. Él me había contado alguna que otra vez acerca de como Sam y su madre lo volvían loco. Por suerte Sam ahora no era el Jefe de la manada, y el no mandaba sobre mi.
Papa, no seria ningún problema, el me dejaría salirme de vez en cuando a patrullar en vez de hacer mis deberes.-
-No te preocupes tanto Nehuen, pronto llegara eso que tanto quieres.- yo solo la mire, a caso me estaba tomando el pelo o era una especie de adivina.- El tiempo es, el único remedio a tu desesperación por ser lo que realmente eres.- cuantas palabras tiradas al viento, esa filosofía barata que despedía de su boca, me daba mucha gracia.- De eso estoy segura.- concluyo después de observarme
-Bueno lo que tu digas.- me di media vuelta y salí de la sala, realmente no me interesaba en lo mas mínimo lo que tuviera que decir, esos aires de superioridad me molestaban demasiado.- Me voy de Billy, en un rato vuelvo.
-Pero, Nehuen.- Muriel estaba empecinada a que no me marchara, me miraba con esos enormes ojos, me intimidaba su mirada.- me gustaría conversar contigo, saber mas de ti, no te marches.- tanta insistencia, de su parte yo no le veía sentido alguno
-Va a tener que ser en otro momento, debo ir de mi abuelo.- ahora que lo recordaba, en realidad si tenia que ir, había quedado en acompañarlo al centro a comprar algunas cosas para la casa.- Má, recuerdas que tengo que acompañar a Billy al centro.- mi madre me miro, por un segundo y luego
-Si, ahora que lo mencionas si, ya que vas me puedes traer un par de cosas, espera aquí que voy por un bolígrafo así te apunto que debes traerme.- mi madre salio de la habitación, dejando un vacío enorme. Solo quedábamos ella y yo.
(Muriel)
Nehuen, era todo lo que me había imaginado, en realidad más bien lo que mis ojos habían visto a través del tiempo. La espera fue insostenible todos estos años, por más que trate de hacer una vida normal, mis pensamientos y visiones siempre me traían a él. Desde donde me hallaba solo podía verlo a él
Su rostro era perfecto, tenía la clara mezcla de sus padres, la mirada de Amadahy, con los ojos color café, de Jacob. Una dentadura perfecta al igual que Jacob y esa sonrisa cautivadora, a pesar de que en este momento no la podía ver ya que solo había enojo en su rostro. Los momentos vividos en mis predicciones me habían demostrado todo lo contrario, era un muchacho apacible, súper cariñoso, gracioso, era perfecto. Pensar que tuve que esperar tan solo 14 años para reencontrarme con él.
Me daba rabia que él no me recordara, pero era entendible jamás me había visto, pero yo si lo había visto mucho antes de que el sea gestado.
El miraba hacia el suelo, no quería cruzar mirada conmigo. En cierta forma lo entendía, yo hubiera echo lo mismo si tuviera una loca, enfrente que no le quita la vista desde que entro en la pequeña sala, y mucho peor si esta loca dice conocerlo.
Pero como no mirarlo, si era sencillamente el hombre de mi vida, aunque él aun no lo supiera.

Amadahy seguía igual que siempre, parecía que lo años no le habían jugado en contra, seguía con la misma apariencia que yo recordaba.
Era tan bella como mi madre, de seguro ellas tenían mucho de que hablar, lastima que ella no me había acompañado.
Mi madre se había quedado en Buenos Aires, junto a mi padre
Después de un buen rato a solas con Nehuen, que el solo miraba al suelo y no me dirigía la palabra, su silencio me impacientaba, mas aun con lo que a mi me gustaba conversar, a veces era algo molesta lo sabia, incluso mi padre me decía que me callara, hasta estando en silencio me decía que guardara silencio, el podía oír mis pensamientos como si le estuviera gritando al oído. Apareció Amadahy con una nota, Nehuen la tomo y salio sin despedirse por la puerta, dejándome con el saludo en la boca.
-Perdona a Nehuen.- me dice Amadahy
-No tengo nada que perdonar, si no me ah echo nada, es lógico que no me recuerde, si el no me conoce, en cambio yo si lo recuerdo.- ella solo abrió, sus ojos al parecer había olvidado mi devoción hacia él, incluso mucho antes que nazca.
-Muriel, sigues teniendo visiones como cuando eras una niña.-
-Si, y cada ves son mas frecuentes que antes, incluso cuando duermo puedo ver cosas que no veo cuando estoy despierta.- estos últimos años se había incrementado el don que poseía, tanto que mi padre a veces se asustaba de con que precisión percibía las cosas, siempre me decía que mis visiones eran mucho mas certeras que las de mi tía Alice
-Pobre niña.- Amadahy se apenaba de mi don, pero a mí en realidad me fascinaba, desde pequeña.- y dime como esta tú madre.-
-Bien, esta perfecta, por desgracia no la veras, es que se ah quedado en Buenos Aires, arreglando un par de temas, junto con mi padre tienen negocios allí.-
-Que lastima, realmente moría por verla, pero dime una cosa ¿Qué haces aquí tú sola?- que buena pregunta me estaba haciendo
-Este mmm..... eh venido por…- por primera vez en mi vida sentí vergüenza, tato que agache la cabeza para que ella no notara mi rostro rojo.-
-No me digas que vienes, por mi hijo.- como lo había notado, acaso ¿Mí enamoramiento era tan visible?, solo mire al suelo de la vergüenza que sentía al ser descubierta.
-Vine de vacaciones, quiero pasar un tiempo en casa.- fue lo primero que pude idear
-Me parece bien, pero no te metas en problemas.- Amadahy parecía mi madre. Eso mismo me había dicho ella antes de partir. Me despedí de ella, quería pasar cerca de la casa de Billy a ver si lograba hacer un último acercamiento con Nehuen.
(Nehuen)

Por fin me había librado de mis deberes, necesitaba un tiempo libre para hacer lo que me plazca y al parecer esta visita de último momento me había llegado como anillo al dedo.
De camino a la casa de Billy me cruce con Paul que iba a casa de Leah, al parecer la relación entre ellos marchaba de lo mejor. Estos últimos meses Paul había estado insistiendo a Leah para que salgan.
Seguí mi camino, en cuanto llegue pude ver desde mi lejana distancia a mi padre luchar, con unas pinzas dentro de un viejo trasto.
-Nehuen, ¿Qué haces aquí?- fue lo primero que mi padre menciono al verme.- te escapaste de casa
-No, papa, vine a…- en realidad si me había escapado, de esa niña entrometida que decía conocerme, que me miraba tan extraño.- ver a Billy.- solté las ultimas silbas para concretar la oración
-Mi muchachito.- El abuelo Billy siempre estaba presente, era como un amigo, teníamos una relación excelente al igual que la relación que tenia con mi padre.- ¿Dónde esta?- parecía que solo había escuchado mi voz desde el interior de la vieja casa roja
-Aquí estoy abuelo, vine para acompañarte al centro.- busque en mi bolsillo y localice el papel que mi madre me había entregado antes de salir, entre el apuro por salir de la casa ni siquiera le había echado un vistazo. En cuanto lo abrí solo decían un par de cosas que necesitaba y al finalizar decía algo así como “no seas descortés con Muriel”. Descortés ¿yo?, me pregunte a mi mismo.
Billy salio de la casa, y se hizo presente ante mi.- Que esperas muchacho, vamos de una vez por todas, que en 2 horas empieza el juego y no puedo perdérmelo.-
-Antes que me olvide.- antes de partir quería contarle sobre la extraña muchacha que había llegado esta mañana a nuestra puerta.- Hoy vino a casa una chica, su nombre era Muriel.- mi padre dejo sus herramientas dio media vuelta y clavo su mirada en mi.- es de lo mas extraña, pero sin duda parece conocerme, desde que llego no paraba de decir mi nombre y hasta se tiro sobre mi para besarme como si fuéramos grandes amigos.-
-¿Muriel, esta aquí?- dijo mi padre
-Si, es lo que acabas de oír.-
-¿Y esta sola, o acompañada?-
-No se, a casa llego sola, pero realmente no me interesa mucho.-
- Y ¿Cómo la viste, esta bonita verdad?- ahora que él lo mencionaba, si era bonita
-Supongo que si.- dije a lo que mi padre me miro con algo de enfado
-La ultima vez que vi a Muriel, fue hace exactamente 14 años era preciosa, una niña con rizos dorados, de ojos celestes que eran penetrantes, y sobretodo una dulzura
-Esa misma, salvo lo de “una dulzura”, solo la escuche gritar con esa voz de pito, que si la oyes te pondrá los pelos de punta.- mi padre se echo a reír.
-Veo que no ah cambiado mucho, de pequeña no paraba de hablar, es más solo repetía tú nombre una y otra vez, mientras acariciaba la panza de tu madre, te cantaba canciones o nanas, estaba algo compenetrada contigo.- ¿Cómo podía estar compenetrada conmigo si no me conocía?, me pregunte
-Uh, hablando de roma, mira quien viene ahí.- no era otra que Muriel, había caminado desde mí casa, hasta la casa de Billy, acaso me estaba siguiendo.
Mi padre giro su cabeza para observar lo que yo había divisado através de los árboles, hizo a un lado las cosas y corrió a sorprenderla.
-¡Muriel!- exclamo, mi padre con un aire de júbilo en su voz.
-Jacob, ¿Cómo has estado?- ella estaba alagada de tanta atención, al fin y al cabo a todos les caía súper bien, menos a mi algo me decía que debía desconfiar de ella.
-Bien, pero que haces por aquí.- eso mismo me estaba preguntando yo.-
-Estaba de paso, iba a casa de mis abuelos y quería saludarte.- que casualidad verdad, pensé
-Me alegro mucho que estés por aquí, ¿pero viniste sola?- dijo mi padre
-Si, vine por unos meses, es que estoy de vacaciones.- ¿Vacaciones? Pensé, si yo recién empezaba con mis estudios.- si, es que asisto a un colegio especial.- ¿especial?, que acaso en Buenos Aires hay colegios para hijos de vampiros, me reí por dentro.
-¿Especial?- mi padre también se estaría haciendo la misma pregunta
-Si una escuela para súper dotados, es una escuela donde van chicos que tienen coeficientes intelectuales muy altos.- ahora resultaba que era inteligente, encima de arrogante, es inteligente.
-Tendrías que aprender un poco de Muriel, Nehuen.- dijo mi padre, si algo me molestaba eran las comparaciones.
-No creas que a mi me gusta esa escuela, realmente lo hago por que mi padre quiere que asista allí.-
-Bueno me alegro de que estés bien, espero verte mas seguido por aquí.- mi padre se alejo de nosotros, pero... a los dos segundo volvió, parecía que había olvidado decir algo.-Nehuen, por que no vas con Muriel al centro, así Billy me ayuda con este ultimo auto.- lo único que me faltaba tener que soporta que mi padre me encaje a Muriel.
-No quiero molestarte, pero seria grandioso así me das una pequeña recorrida por el centro.-
Mi padre solo me miro, esa mirada me decía que si decía algo contrario a su pedido terminaría castigado. Así que solo hice caso a su pedido, después de todo quizá terminaría encontrando algún sentido a esta salida.
-Este bien… vamos.-
Tome el papel que mi abuelo me habia entrego, con varias cosas que él necesitaba, tome la bicicleta que estaba en el garaje, pero acá estaba el problema como haríamos si no tenia dos bicicletas. Ella solo me miro y supuse que desistiría de acompañarme
-Me llevas en el caño, de la bicicleta o prefieres que camine a tu lado.- nuevamente mi padre fijo sus ojos en mí
-Esta bien te llevo, después de todo haremos mas rápido si te llevo, que si caminas a mi lado.
-Cuando quieras te puedo correr una carrera, soy muy rápida.- me dijo, a lo que yo empecé a reírme. No era un lobo aun pero de seguro era mucho más velos que una chica.
-Te tomo la palabra.- y así se cerró nuestro trato, se sentó en el caño de la bici y partimos hacia el centro.


Próximo capitulo
“Sorpresa”
Nehuen, descubre que Muriel, no es una chica común y corriente, después de tantas charlas Muriel le confiesa, la especial conexión que ella posee con él.
Lo que no sabe Muriel, es que Nehuen esta enamorado de una chica de su escuela.

6 comentarios:

Anónimo dijo...

te qdo muy buenate felicito... ahora esperar el proximo capitulo... ojala sea tan bueno como este.. FELICITACIONES

Anónimo dijo...

me encanTo muii buena amadahy!!! mi favOriiTah fue muriel!!!! Tkm att: liah

Kristen dijo...

Esta interesante, tendrias que corregirlo porque tiene un monton de fallos.. y algunas frases raras...

Me hubiera gustado que esta vez aunque sea una continuacion hubieras cambiado el rol.. y hacerlo solo en vision de 1 de ellos no de los 2.. que es un poco lioso

Por otra parte pinta bien la historia, me encanta el don de ella.. pero si ya habia tenido visiones de el..¿Como no habia visto que el esta enamorado de otra?...

Espero el siguiente capitulo

paula lopez dijo...

me gusto mucho este capitulooo..por fin vuelven a reencontrarseee..!!! me parecio demasiado gracioso a lo largo de toda la historia, las expresiones de nehuen, la voz de pito de muriel...y la forma en la que el pinesa de ella...q es arrogante, los aires de sueprioridad, tipido de chicos..jajaja

que ella haya tenido visiones de el, no implica q sepa todo de su vidaa...asiq me gusta mucho el "poder" q tiene, aunque todavia no se qonda con este poder si ella no es vampira, creoo.!!1 ajjaja

vamos a ver q pasa ene l proximo capitulo cuando sepa q nehuen esta enamorado de otraaa..!!! vamos natyy...no me vengas a arruinar la historia con un final triste ehh..!!!! dale ya sabes q yo soy la de los finales felices, y de cuentos de hadass..!!! jajaja

besos amigaaa..!!! te kieroo.!!!

adriana dijo...

Que bello el final.....me causa tanta gracia jajajaja el y la voz chillona de Muriel pobre Muriel "Me daba rabia que él no me recordara, pero era entendible jamás me había visto" jajajja tan tiernos hermoso capitulo es beno vlvr a vivir la inocencia de la juventud....espeor con ansias el proximo capitulo y saber quien le gusta en la escuela!

xena ♥♥♥♥♥♥ dijo...

Queeee??? Nehuen esta enamorado de otra chica no es justo¡¡¡ ella ha esperado tanto por el¡¡¡ el es para Muriel bueno veamos que pasa me ha encantado¡¡¡¡ continuo con el siguiente capitulo¡¡¡

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...