Pages

28/7/10

Un Amor de Verano... Capitulo 2




(Capitulo 2)

Me arrebato ese beso, que tanto esperaba, si hubiera tardado un poco más creo que yo tomaría la iniciativa. Deseaba con mucho anhelo besarlo, menos mal que espere, por que si me hubiera apresurado quizá mi impaciencia hubiera arruinado ese beso.
Jamás me habían besado así, súper apasionado, su lengua jugaba cómodamente con la mía, dejándome casi sin aliento, llevándose de apoco el aire que guardaba para respirar, casi asfixiante, un beso ardiente propio de un robo.
Su aliento era dulce, perfumado al igual que su piel, por un segundo me detuve en su cuello y lo bese, no podía privarme de el. Él tampoco se detuvo, me tomo por la nuca y me acerco más a él, para provocar otro beso hermoso y cargado de mucho amor.
Fue algo maravilloso, casi podía tocar el cielo con las manos, me sentía flotar en una nebulosa.
El ambiente estaba cargado de varios sentimientos, desencontrados. Algo me decía que ese beso no seria el último.
Ese primer beso, fue el mejor de toda mi vida. Suavemente me beso nuevamente al mismo tiempo acaricio mi rostro.
-Moria de ganas, por besarte.- dijo, sentí como la sangre se subía a mi cabeza.- perdona mi impulso.-
-Eso jamás, me encanto tu impulso.- creo que fui un poco atrevida en decirle eso, pero era el mejor arrebato de mi vida.
Volvió a besarme, a la vez me acariciaba, sus manos estaba algo tibias en comparación de mi rostro que hervía.
Todo marchaba bien, luego de ese beso que me había robado el alma y entregado mi cuerpo al mismo cielo que me transporto besarlo.
Si era por nosotros nos quedaríamos una noche entera en el lugar, pero ya debían cerrar y encima los paparazzi ya habían notado la presencia de Taylor en el establecimiento.
El dueño del lugar se acerco a nosotros, con algo de preocupación en su rostro.
-Chicos, me temo que se van a tener que ir, a fuera las cosas están incontrolables.- yo solo mire a Taylor, estaba esperando una idea suya de seguro tenia algo de experiencia en estos asuntos.
-Ana, te molesta si salgo solo, tú sal por el fondo. Yo te recojo en 5 minutos.- miramos al Billy el dueño del Bowling “Wilburn, que cordialmente cedió al pedido de Tay. Yo me levante del sillón donde estábamos sentados pasando el rato, me dirigí a la parte trasera del lugar y cuando menos me lo imagine allí estaba el auto que pasaba a recogerme.
-Hola preciosa.- me dijo al abrir la puerta desde el interior, con una reluciente sonrisa, para él esto era algo normal, para mí era toda una locura.- ¿Estas bien?- me pregunto.
-Si, estoy perfecta.- mientras me sentaba en el asiento.
-¿Dónde vamos ahora?- parecía que para él la noche recién empezaba, después de la locura que habíamos vivido hacia escasos minutos.
-No tengo la menor idea, pero vámonos ya de aquí antes que noten, que estamos todavía en el lugar.- arranco, y salimos de una vez por todas del infierno. -¿No te molesta que los fotógrafos te sigan?-
-Para nada, es algo normal en mi vida. Trato de llevarlo lo mejor que puedo, si me amargo y me pongo mal es peor, es su trabajo. Ya se hizo costumbre que estén las 24 horas del día pegados a la puerta de mi casa. Mientras el resto se divierte yo estoy dentro. – que rabia me dio escuchar eso, pobre tener que estar prisionero en su propia casa.- mañana todos los medios se preguntaran, quien es esa chica hermosa que acompaña a Taylor.- me sonroje al escucharlo decir eso.
-Me pones nerviosa, cuando me dices que soy hermosa. – era real, yo no me veía linda al espejo.
-Es que digo la verdad, Ana eres muy linda, me gusta estar contigo, esta salida a sido lo mejor que me ah paso desde que llegue, necesitaba algo de aire. –
-Lastima que nos tuvimos que ir.- la estábamos pasando tan lindo allí
-Si, pero no va a faltar oportunidad para volver.
-¿Quieres volver a salir conmigo?- pregunte
-Claro que si, cuando te digo que la pase genial contigo, es cierto me gusto mucho conocerte aunque sea un poco mas, eso si espero que nuestra próxima cita no sea interrumpida.
Me puse muy contenta, al parecer le había caído mejor de lo que pensaba, ósea era obvio sino, no me hubiera besado, y de esa manera.
La noche fue llegando, a su fin realmente, si era un sueño no quería despertar si era por mi me quedaría soñando con él eternamente.
Pero las obligaciones me hacían caer a tierra, mis estudios y el trabajo absorbían gran parte de mi tiempo.
-Te puedo pedir un favor.- me dijo.-
-Claro.-
-Te voy a dar mi numero de celular, eso si es uno de los 3 que tengo.-
-¿Tres números?- si a mi me molestaba tener un teléfono donde me ubique, como seria para él tener 3 números.-
-Si, tengo tres pero mi represéntate y mi padre, solo tienen dos de los cuales ellos manejan.-
- ¿Y el tercero?-
-Ese lo manejo yo, pero nadie sabe.- después de todo tenia secretos, como todos.- serás la primera que lo tenga, hace poco que me compre este celular, lo tengo pero nadie sabe.-
-¿Por qué lo ocultas?-
-Es que quiero tener un poco de vida, mi padre y mi manager manejan gran parte de mi carrera y a la vez mis tiempos de esa manera nunca tengo vida privada.- al decir esto note algo de enfado.
-¿No tendrás problemas, si me lo das?-
-No mientras no se lo des a nadie.- dijo y entorno sus ojos en forma de suplica, como si me dijera “por favor”.
-No, se lo daré a nadie, quédate tranquilo. Gracias por confiar en mi.- me sentía muy afortunada, en decir que tenia su celular en que podría estar en sus pensamientos durante el día, pendiente de cada mensaje que el haga para mi y viceversa
Me paso su número de teléfono, yo hice lo mismo por supuesto.
-¿Tienes e-mail?- pregunte quería estar segura.
-Si, tengo seria un anormal si no tuviera.- y se echo a reír, en realidad era una pregunta algo entupida, ¿Quién a la edad de 18 años no tendría un e-mail, o un Twitter o un Facebook?- Tengo e-mail, pero lo que si no tengo es Twitter, ni mucho menos un Facebook. Varios del Cast tienen, pero yo decidí no tener.
-¿Utilizas el E-mail, para el MSN? –
-Si, como cualquiera. Claro que no lo tiene todo el mundo, solo mi familia y amigos cercanos, bueno y ahora tú.- cuando dijo eso no pude evitar sonreír, de todas las cosas que no hacia, Chatear era una de las que si hacia y con frecuencia. El tiempo que tenia lo utilizaba para Chatear con mi hermano que vivía en España, desde hacia 3 años.
-¿Te estas dando cuenta que estas confiando mucho en mi? – era algo que debía decirle, él no me conocía tanto como para confiarme tanto su intimidad.
-Si, pero se que vale la pena el arriesgo.-
-Gracias.-
-No hay de que, es lo que siento. Ahora bien quiero que confíes en mí.- me dijo
- Si, que quieres saber.-
- ¿Dónde vives?, me imagino que me dirías donde ir a verte.- era muy arriesgado y parecía que no le importaba.
- Si, es por aquí.- le indique, desde la cafetería donde trabajaba. Mi casa quedaba a unas 20 cuadras más o menos
Condujo hasta la puerta de mi casa, mi vecina la señora Johnson, ya estaba prendida de la ventana espiando quien llegaba al barrio y como no notarlo en semejante auto deportivo. Antes de decender del auto, volvió a besarme, fue tan maravilloso, cuidadoso hasta en el más mínimo detalle, sus besos eran pacientes, apasionados y sobretodo dulces al igual que él, con cada caricia en mi rostro.
-¿Cuándo nos volveremos a ver?- su pregunta era algo impaciente, tomando en cuenta que aun estaba sentada en su auto y no nos habíamos despedido.
-Espero que pronto.- dije
- ¿Que te parece, mañana a la salida del café?- al principio dije que si con la cabeza pero luego recordé que tenia, unos cálculos pendientes de las materias que estaba preparando para mis exámenes.
-Tengo un problema, tengo que estudiar para mis exámenes. – por dentro quería morir, al decirle esto, pero si no los hacia no entraría jamás a la universidad y ya llevaba demasiado tiempo invertido en el asunto.
-No, Hay ningún problema.- era sumamente paciente.- eso si te molesta si vengo a hacerte compañía.- me quede perpleja a su pedido, para mi era algo tedioso hacer cálculos, lo odiaba demasiado. En ese momento me di cuenta que él hablaba enserio cuando decía que quería compartir su tiempo conmigo.-
-Seguro que tienes algo mas divertido que verme haciendo cálculos de matemática.- dije, realmente no quería arruinar su noche.
-Realmente, si tengo algo importante.- se produjo una pausa como si estuviera pensando.- verte a ti. – con eso cerro cualquier palabra que pudiera salir de mi boca.
-Bueno, entonces te espero mañana a las 21:00 hs.- después de todo no me vendría nada mal algo de compañía.-
-Te propongo un trato.- dijo.- yo me encargo de traer algo para comer, así recuperas energías.- que energías podía perder teniéndolo al lado mío, mirándome hacer los benditos cálculos, era la persona mas atenta y dulce que había conocido en un día.
-Me parece perfecto.-
-¿Alguna preferencia?- cuestiono, “en ese momento le hubiera respondido tu eres mi preferencia” pero no quería ser demasiado apresurada. Pero era lo que sentía, me basto tan solo un día para estar perdidamente enamorada de él
-No, ninguna como de todo.-
-Bueno entonces nos vemos mañana.- confirmo nuevamente su asistencia a mis cálculos. Cuando ya estaba por bajar, para mi la despedida estaba algo más que clara pero para él no era suficiente, me tironeo del brazo y nuevamente estampo sus labios con los míos, uniéndose en la más pura perfección.
Baje del auto y creía estar flotando, iba directo a mi puerta, como una borracha embriagada de sus besos. Camine hacia la entrada de mi casa, fue entonces cuando recordé que había sido una buena elección a ver elegido la habitación del lado derecho de la casa, la escalera de emergencia que colgaba de mi balcón era la perfecta entrada, cuando no quería que en la casa supieran de mi existencia.
Baje la escaleta de metal y subí, por supuesto mi ventana estaba abierta ya que de estar cerrada me moriría de calor en la noche.
Al entrar solo pude, tirarme panza arriba en la cama y meditar a cerca de la noche que había tenido.
Mi cabeza viajaba a un mar de preguntas, sin tener ninguna respuesta, sonó mi celular, por dentro dije es Sofía, se quiere asegurar de que tendría su autógrafo. Pero cuando vi el numero supe que no era ella.
“Ya te extraño”, decía entre las miles de palabras dulces. “Gracias por una noche increíble, me divertí mucho”, apoye el teléfono en mi pecho y suspire, mi corazón estaba saltando de jubilo, era increíble lo que me hacia sentir con tan solo un día de a verlo conocido. Respondí a su mensaje, con “Yo también te extraño y me gusto mucho conocerte, espero que mañana no te decepciones de mi cuando te aburras con mis malditos cálculos”. El mensaje se envío y no tardo en volver otro mensaje “Eso jamás, me encanta estar contigo, eres muy divertida”. Yo divertida dije a mi misma y terminaba su mensaje con un “muero por verte mañana”. Dios mío yo moría por que el sol se volviera a poner y sean nuevamente las 21:00 del día miércoles, respondí nuevamente, con un “muero por probar tus besos mañana.” Después de enviarlo me arrepentí, no quería parecer una loca, pero sus besos eran droga. Al cabo de un segundo la respuesta llego “y yo muero por besarte, preciosa”. En ese momento me hubiera gustado decirle “ven bésame, dame un poco más de tu droga”. Pero luego pensé se paciente Anabella, esto debes tomarlo con tiempo disfruta del momento vive paso a paso, esto es algo que jamás se volverá a repetir.
Sus mensajes fueron mi perfecto insomnio, cada uno de ellos era más perfecto que el otro hasta que el último llego “duerme, princesa mañana te espera un día largo”. Princesa jamás me habían llamado así, pero él podía llamarme de cualquier forma, él era mi príncipe, él que me rescato de mi vida monótona y aburrida.
Cerré mis ojos, pensando que quizá todo era un sueño y que por la mañana volvería a la vida aburrida que ya tenia.

Como era de esperarse, me quede nuevamente dormida, algo habitual en mi vida. Corrí a la cocina donde ya estaba mi mama y mi hermano Darío, desayunando para irse a trabajar, él era mayor que yo.
Mi familia estaba compuesta por mi madre y mis dos hermanos, Darío y Gastón, este último vivía hacia 3 años en España.
Mi padre había fallecido hacia ya 6 años, desde entonces mis hermanos eran algo protectores conmigo.
-¿A que hora llegaste, hermanita?- Darío hizo su clásica pregunta de interrogatorio.
- No tengo idea, me voy llego tarde.- quería escapar antes que comenzara mi madre con la batería de preguntas.
-Parece que la tenacidad de Jack, ha vencido a tú duro corazón.- dijo mi madre
-No salí con Jack, solo eso voy a decir. Adiós se me hace tarde.-
No quería dar mas explicaciones al asunto, camine como solía hacer todos los días al café, mi mente estaba perdida en cada recuerdo de la noche anterior, y solo deseaba saber que lo que me había ocurrido con aquel desconocido, era algo real y no de película, cuando el celular sonó y confirmo lo que tanto esperaba, un mensaje que me daba ganas de adelantar las horas para que las 21:00 hs, sean en ese momento, y no dentro de 12 horas
“Cuento las horas para verte”, yo contaba las horas, los minutos, los segundos solo podía pensar en él
Llegue a mi trabajo como era de esperarse, Mike ya había llegado y estaba algo ofuscado por mi tardanza. Solo entre y me puse el delantal y comence a trabajar.
El día se hacia de goma, cada vez mas largo y encima no había recibido un solo mensaje mas de él. La tarde se hacia interminable, y para completar mi día Jack apareció en el Café.
-Hola Ana, ¿como estas?- dijo y amago a abrazarme como solía hacer cuando salíamos. A lo que puse un freno
-Bien Jack, sabes que no quiero que vengas cuando estoy trabajando, Mike se enojara conmigo, mas que de lo que ya esta.- todavía le restaba algo de enojo por mi llegada tarde
-¿Mike esta enojado contigo?- me pregunto y yo sin pensar respondí
-Si, es que me quede dormida, anoche salí.- su rostro cambio de color, sus ojos se crisparon como si le hubiera dado la peor noticia de su vida.
-¿Saliste, con quien?- sola me había metido en un embrollo que no estaba dispuesta a enfrontar, es mas tampoco quería darle demasiadas explicaciones.
-Salí y puto Jack.- aclare mi voz, si algo me fastidiaba era que nunca se diera por vencido a las suplicas de querer volver, cuantas veces le había dicho que no lo amaba de esa forma que él me amaba a mi, lo amaba como amiga, no como mujer.- Ya no somos novios para que me estés controlando.-
-Tienes razón, solo preguntaba, es más yo también estoy saliendo con alguien.- en el fondo me ponía feliz por él, si algo quería era que fuera feliz, que alguien le correspondiera en el amor que tanto daba. – no la conoces, pero la verdad que la pasamos muy bien juntos.- su voz me sonaba con algo de desesperación como si buscara una escusa para darme celos, esos celos que jamás me produciría saber que él era feliz con alguien que no fuera yo.
-Me pone muy feliz, Jack, no te enojes pero debo seguir trabajado.- no quería echarlo ni mucho menos, pero la mirada inquisidora de Mike al verme parada sin atender el salón poblado de gente era un evidente despedida para Jack
-Veo que estas ocupada como para escucharme.- su enfado era casi notorio, aunque el disimulara con una sonrisita por debajo, el estaba enojado por no seguir juntos, por no darle el tiempo que tanto me pedía.
-Mas tarde te llamo y hablamos.- le dije dándole la espalda.
La tarde fue dejando de ser tarde para convertiré en la tan ansiada noche.
Lo extraño de todo era que Sofía no había venido, pero dejo de extrañarme cuando desde la cocina volví a escuchar su voz chillona gritar mi nombre. Nuevamente Mike me miro algo irritado, debía ponerle un bozal a mi amiga antes de que me termine echando junto con ella del café.
-Cállate, Sofi.- dije, mientras tironeaba de su brazo para llevarla al fondo del café
-Cuéntamelo todo, quiero hasta el más mínimo detalle.- dijo desesperada-
Antes de que me olvide, saque de mi bolsillo el pequeño trozo de papel que tan amablemente me había firmado para ella.
-Toma, aquí tienes tu bendito autógrafo.- ella lo tomo apuro, desplegó el papel y lo leyó en voz alta
“A la Fans numero uno de Robert, un beso Taylor Lautner” y su firma, al escuchar eso comencé a reírme, sin duda había causado efecto mis palabras sobre lo territorial que solía ser mi amiga al decir “Mi Robert”. Tanto que el mismo se burlaba de eso
-Le contaste que amo a Robert, eres mala Anabella.-
- Debía, no soy una mentirosa y lo sabes, después de todo el me dijo que Robert es buen tipo y que le caía bien.-
-Ya lo sabia, eso lo sabe cualquiera, por que Robert es lo mejor que hay sobre la tierra, es cordial, serio, no se desubica en ningún lugar.- me lo describía tan aburridamente que realmente no comprendía como le podría parecer tan genial este tío.- Bueno cuéntame ¿Cómo te fue?- pensé por un segundo, no podía contar mucho ya que los dos teníamos un acuerdo acerca de ciertas cosas como, que tenia su teléfono y su dirección de e-mail.
-Fue genial, es una hermosa persona, es dulce, amable, caballero.- cuando hablaba de él solo recordaba cada fragmento de la mejor noche de mi vida.
-Y cuando se volverán a ver
-Esta noche, pero vendrá a mi casa.- y ahí se me hizo un clic, yo no vivía sola y de seguro mi mama haría preguntas que no tenia ganas de contestar, menos mal que Darío esta noche no dormía en casa, se quedaba en la casa de su novia. Era una persona menos a quien contestar.
-¿Tú casa?, Ana eso es grandioso. Imagínate cuando se enteren todos lo de la prep. Que saliste con un famoso.- Sofía siempre con sus comentarios inoportunos
-Shiii!!! Cállate, no se debe enterar nadie, solamente te lo cuento a ti.-
-Bueno esta bien me callo pero, eso si después me cuentas todo, con lujo de detalle.-
-Mira si quieres detalles, pregúntale a la señora Johnson, que se la pasó pegada a la ventana, toda la noche hasta que Tayor se fue con su auto. Que mujer más chismosa
-Esa Vieja es una chismosa, recuerdas cuando mis padres se separaron como se lo contó a todo el barrio. Ni me la recuerdes, y ese maldito gato que defeca
En mi jardín.- Por un momento, volvimos a ser nosotras mismas, sin fama de por medio. Eso significaba que nuestra amistad era mucho más importante que cualquier cosa. Pero algo me decía que el momento se arruinaría.- Antes que me olvide te traje algo para que conozcas el lado actoral de Taylor.- cuando abre su bolso saca dos películas, nada mas y nada menos que “Twilight y New Moon”.- Te recomiendo que veas “New Moon” ahí veras lo que te dije a cerca de su físico.-
-Hay Sofía, basta ya con eso, pareces una desesperada.- ya me daba algo de rabia solo, se preocupaba por su cuerpo, donde había quedado todo lo que le conté sobre la hermosa persona que era Taylor.
-Bueno después me lo vas a agradecer, aunque pensándolo bien, para que verlo por TV si lo tienes en vivo y en directo. – terminado esto se echo a reír. Solo me dedique a tomar los DVD que me había traído mientras ella se despedía.
Sofía, se marcho y con ella llego el mensaje que tanto esperaba.
“en unas horas nos vemos, perdóname que no te eh mandado antes un mensaje es que tengo a mi manager y mi padre pisándome los talones, la grabación es todo un éxito, si mis cálculos no fallan en menos de unas semanas terminamos de grabar las tomas de la escuela”… cuando leí estas ultimas líneas me dio mala espina, a caso ya se marcharía tan pronto. Y dije por dentro bueno si es así, es algo que ya sabia él mismo me había dicho “un mes o quizá mas depende de cómo valla la película”.
Mi día había llegado a su fin, por suerte en unas horas estaría en buena compañía que me mantendría despierta ante las carpetas de cálculos que me esperaban arriba de mi escritorio.
Llegue a casa a y para mi sorpresa descansaba sobre el refrigerador una nota que decía
“Ana, me fui a casa de Marta, te deje pollo en el microondas, vuelvo tarde no me esperes, te quiere. Mama”
Menos explicaciones que dar, eso me gustaba aun mas sin embargo los nervios volvieron a mi, la casa estaría sola para nosotros.
Me dije a mi misma “tómalo con calma, es solo una noche de cálculos”. Y si mi noche de cálculos la cambiaba por una noche de películas, perder un poco de mi tiempo en el no era perderlo si no disfrutarlo, y que mas si veía algunas de sus películas.
Como era temprano, subí las escaleras, me duche y luego me tire en mi cama a ver Twilight, iba mirando la película cuando de golpe lo veo, aparecer a penas lo vi lo reconocí al instante a pesar de tener pelo largo, y una apariencia mucho mas juvenil era Tay. La película iba avanzada, cuando de golpe sonó mi celular.
-Hola, Ana.-
-Hola, Tay ¿Qué ocurre, llamas para cancelar, te arrepentiste de soportar una noche con cálculos matemáticos?
-No, te creas que te vas a librar tan fácilmente de mi, ven ábreme que estoy en la puerta.- en cuanto hice eso no hice otra cosa que abrir la ventana y mirar, esperaba ver el auto despampanante aparcado en la puerta pero no fue así.
-¿Dónde estas?- pregunte, creía que era una broma.
-Aquí, ¿no me ves?- al escuchar mi voz se acerco a mi ventana.- espera, te molesta si subo por aquí.- bajo la escalera de emergencia y empezó a subir, nuevamente me sentía con la misma sensación de antes, el estomago dar vueltas, las manos que me sudaban y las rodillas que me temblaban sin parar. Rápidamente puse pausa en la película que estaba casi a la mitad y el otra vez aparecía en ella. Finalmente entro en mi habitación
-¿En que viniste?- me parecía raro no a ver escuchado el auto estacionar y mas aun no verlo en la entrada.-
-Vine en Taxi, si te digo que me escape, ¿me vas a creer?-
-Taylor te escapaste, ¿por que?- seguro su padre estaba preocupado.
-Si, es que querían que me quede unas horas más, pero le dije a mi padre que quería marcharme, que tenia un compromiso, claro al principio se negó pero luego cedió. Eso si tome el taxi para que los paparazzi no me sigan y creo que lo eh logrado.-
Hasta el momento no había notado que mi televisor estaba su imagen.
-Sofía me presto las películas, y me moría de ganas por conocer tu faceta como actor.- el solo me miro y se empezó a reír.
-Ahora te vas a enamorar de Jacob, y después no me querrás como soy.
- No digas estupideces, yo me enamore de ti, no por ser Jacob.- cuando dije enamorar, me quede callada, en ese momento sentí como si estuviera haciendo el ridículo frente a él, de seguro se estaría diciendo “¿como esta loca se enamoro si a penas me conoció ayer?”. Fue tanta la vergüenza que hasta él la noto, rápidamente me tomo por sorpresa, sujeto mi rostro entre sus manos y me beso tan dulcemente que por un momento me olvide del ridículo que había cometido hacia unos instantes.....
Continuara!!!

6 comentarios:

leidy dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
leidy dijo...

por q sera q me siento anabella cada vez q leo!! jeje ame mas a tay...gracias naty por escribir de el me haces amarlo mas y mas y mas....además de q escribes hermoso como siempre te lo digo...sube pronto el tercero jeje lo espero con ansias ...te quiero

Esme Cpattinson dijo...

Hayyyyyyyyyy quiero un novio como tayyyyyyyyyyyyy!!!! Más dulce

Yerly dijo...

me gusto la historia, me puise al dia recien hoy y lamento haberme alejado pero tengo tantas cosas en mi cabeza y con las tareas de mis pekeños asi q ufff...
besasos y espero el proximo capitulo..ellos solos en casa wow!!!

paula lopez dijo...

bueno amigaaaaa....que decirte..??
la verdad me encantooooooooooooooo....los mensajes de textoo...como me gustan cuando aparecen en una historiaa...,la hacen tan real y estas incluyendo hechos tan actuales que me hacen querer se ana....dios lo que daria por algo asiii..!!!
disfrutalo chicaaaa..jajaja...
divino el capitulooooo, ahora esto es una historiaa..pro que suerte q no hay nadie en ksa..!! jajaja parece q el destino se confabulara para dejar todo de la mejor forma posible...jaja..!!!
dios dios diossssssss....como me gustaaa..!!!
tay ovbio y la historia tambiennn..!!!

besos enormes amigaaaa...
espero el proximo capitulooo..!!!

xena ♥♥♥♥♥♥ dijo...

noooooooooooooo mas besos no¡¡¡ me muerooo me encantaaaaaaaa esta historia¡¡¡¡¡

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...